Norbert Feher, Igor el Ruso, ha recurrido ante el Supremo la reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) que confirma su condena a prisión permanente revisable y a 50 años de prisión por los asesinatos de dos guardias civiles y de un ganadero en un masico (casa de campo) en el municipio turolense de Andorra.

La sentencia del TSJA, que confirmó a su vez en todos sus extremos la dictada por la Audiencia de Teruel, rechazó los argumentos de la defensa de que no existía prueba de cargo, directa ni indirecta, contra su cliente porque los agentes estaban armados y pudieron oponer resistencia eficaz al ataque ya que superaban en número a Feher.

Los magistrados del tribunal aragonés concluyeron que "se había infligido en el presente caso un dolor singular a las víctimas, utilizando una metodología homicida cruel". Contra esta sentencia confirmatoria cabe recurso de casación ante el Tribunal Supremo, que se ha de presentar en el plazo de cinco días.

En su escrito de anuncio de presentación del recurso de casación, el abogado de la defensa, Juan Manuel Martín Calvente, considera infringida la Ley de Enjuiciamiento Criminal respecto a un posible error en la valoración de las pruebas que determinaron la condena, así como varios preceptos constitucionales referidos al derecho de las personas a una tutela judicial efectiva y a una sentencia razonada de los hechos enjuiciados.

Los hechos se produjeron el 14 de diciembre de 2017, cuando el ganadero asesinado acudió a una explotación agrícola en el paraje de 'El Saso', propiedad de la familia, para recoger a su padre, y, al entrar en la vivienda, Norbert Feher le disparó con una pistola y le causó la muerte.

El padre de la víctima avisó a la Guardia Civil al oír los disparos, y a su llegada a la zona, los dos agentes desplazados fueron sorprendidos por el encausado quien, supuestamente, les disparó varias veces por la espalda, de forma indiscriminada y con una pistola en cada mano.

El magistrado que presidió el pasado mes de abril el juicio con jurado por estos hechos advirtió en su sentencia que el condenado no podría acceder al tercer grado penitenciario hasta cumplir un mínimo de 22 años, y que no se le podría suspender la condena hasta haber cumplido al menos 30.

Confirmación de la condena

El abogado de la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC), Jorge Piedrafita, que representa a la viuda e hija de Víctor Romero, uno de los dos agentes de la Benemérita asesinados por Igor el Ruso, ha señalado que se opone al recurso de casación presentado por la defensa del condenado, y que va a solicitar la confirmación de la condena.

El Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) confirmó a principios del presente mes de octubre, desestimando el recurso de apelación de la defensa, la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Teruel que condenaba a Norber Feher, por el triple crimen de Andorra, hechos ocurridos el 14 de diciembre de 2017, y en los que fueron asesinados el ganadero José Luis Iranzo y los guardias civiles Víctor Romero y Jesús Caballero.

Igor el Ruso fue condenado a la pena de prisión permanente revisable por el asesinato de Caballero y a 50 años de prisión por dos delitos de asesinato, los de Romero e Iranzo —25 años por cada uno de ellos—.

Aunque el letrado de Feher ha de formalizar el recurso ante el Tribunal Supremo, Piedrafita ha indicado que "es presumible que vuelva a insistir en los argumentos ya conocidos: que el veredicto no estuvo motivado, no se respetó la cadena de custodia, no hubo asesinato al no mediar la alevosía y que Feher actuó en legítima defensa. Los mismos argumentos esgrimidos durante el juicio y a los que el jurado popular no dio credibilidad".

El abogado de la AEGC ha asegurado que volverá a realizar "una oposición firme y frontal" porque considera "sobradamente acreditado y apreciable que el veredicto del jurado fue coherente y motivado, que en ningún momento la defensa pudo acreditar que hubiera una alteración de la cadena de custodia ya que fue el propio Igor el Ruso el que se llevó todas las pistolas del lugar y, por último, porque de la prueba practicada en el juicio resultó objetivamente probado que medió alevosía, ensañamiento y asesinato para evitar ser detenido, sin concurrencia de elemento alguno de legítima defensa".

Piedrafita ha resaltado que desde la AEGC se va a luchar para que se mantenga la condena y "Norbert Feher jamás vuelva a estar en libertad y suponer un peligro para la sociedad".