Kiosco

Caso Abierto - El Periódico de Aragón

TRIBUNALES

La Audiencia de Zaragoza no ve estafa en el caso de los 200 respiradores fantasma procedentes de China

Los magistrados absuelven al comisionista, aunque cuestiona sus técnicas y el lenguaje "ambiguo" que utilizó haciendo creer que tenía estructura física y fiscal en China

El acusado, en primer plano, mira el banquillo tras conversar con sus abogados defensores momentos antes del juicio. JOSÉ MIGUEL CALVO

No hubo fraude, según la Audiencia Provincial de Zaragoza, en el caso de los 200 respiradores fantasma que fueron pagados por la patronal aragonesa a una empresa China, previa intervención de un comisionista aragonés, y que nunca llegaron. Se abonaron 3.380.000 dólares por adelantado, en tres trasferencias, a la empresa distribuidora Shenzhen City Furuiji, que recientemente ha sido condenada por la Justicia china para que devuelva el dinero.

La Sección Tercera del tribunal provincial considera que "aun siendo reprochable" la conducta del único acusado,  Francisco C. O., administrador único de la empresa con sede en la capital aragonesa Mingta Asian Global Commerce SL,  "al utilizar unas técnicas que se alejan de la buena fe del comerciante" y "ocultar circunstancias de trascendencia" en la operación comercial, no aprecia el suficiente engaño como para que se considere responsable de un delito de estafa que le acusaba la Fundación CREA, el Gobierno de Aragón como receptor de los respiradores, y la Fiscalía. De hecho, afrontaba penas de entre 3 y 9 años de prisión.

Reprocha en la sentencia al empresario que absuelve su lenguaje ambiguo en las conversaciones mantenidas por el entonces presidente de la fundación, Ricardo Mur, empleando la primera persona del plural, haciendo ver así que disponía de una estructura física y fiscal en China. Ejemplo de ello fue, tal y como adelantó en su día EL PERIÓDICO DE ARAGÓN, la carta de presentación de Francisco C. O. a Mur: «Llevamos más de ocho años asesorando y gestionando las compras de diferentes empresas de occidente con el gigante asiático y entre las mercancías que trabajamos se encuentran este tipo de productos. Contamos con estructura propia en China, tres oficinas ubicadas en Ningbo, Shenzhen y Hong Kong, un equipo humano de 17 profesionales, y estructura fiscal tanto en la República Popular China como en Hong Kong».

Una forma de expresarse que, tal y como insiste el ponente de la sentencia Alfonso Tello, deja entrever que "hacía ostentación de una relación directa con el fabricante, que no se ajustaba a la realidad, y nada dijo hasta el momento de la factura proforma, ni de que hubiera otras sociedades intermediarias". . 

Durante el juicio, Fernando C. O. aseguró que el es un mero «intermediario» desde 2013 a través de la empresa Mingta Global Asian Commerce SL, domiciliada en la capital aragonesa, y que con la sociedad con la que comparte nombre, Schenzhen Mingta Imp. & Exp. Co., Ltd., había una relación de «colaboración», pero que «en ningún momento afirmó que se tratara de un grupo societario». En su descargo también expuso ante los magistrados de la Sección Tercera de la Audiencia de Zaragoza que con los más de 3 millones de dólares realizó otras compras como seis respiradores, 100.000 mascarillas KN95, 200.000 guantes de vinilo, 999.000 guantes de nitrilo. Todo por valor de 402.300 dólares.

Este caso fue una espinita del programa de éxito ‘Aragón en marcha’ que lanzó Gobierno de Aragón y la CEOE para canalizar y coordinar la actividad de todas las empresas que podían producir o gestionar material sanitario ante el déficit existente en los inicios de la pandemia del covid-19. Hasta 6,4 millones de euros donados por el tejido económico de la comunidad gestionaron procedentes de 200 empresas grandes y pequeñas.

Con parte de este dinero pretendían comprar los 200 respiradores, pero la lista de adquisiciones fue más allá, destacando 4.749.000 guantes de nitrilo; 3.200.000 mascarillas quirúrgicas; 1.100.000 mascarillas KN95/FFP2; 10.000 test rápidos; 5.000 test PCR y 1 extractor de ADN para incrementar la capacidad de test PCR; 10.000 litros semanales de hidrogel; 5.000 batas quirúrgicas y 70.000 pantallas protectoras básicas. 

Compartir el artículo

stats