Expertos y nutricionistas aseguran que es necesario beber como mínimo un litro y medio de agua al día. Aunque a veces no tengamos sed, es importante estar hidratados y beber vasos de agua. De hecho, hasta hay aplicaciones para el móvil que van recordando la necesidad de tomar agua. Aparte tiene otros beneficios, como que nos llenará y nos dará sensación de saciedad, lo cual impedirá que piquemos entre horas o tomemos alimentos o bebidas que no deberíamos.

Pero a veces tomar simplemente agua puede ser algo aburrido, por lo que hay opciones caseras, muy sencillas, con pocos ingredientes, refrescantes y muy sanas y buenas para nuestro organismo que no cuesta prácticamente nada de tiempo hacer y que nos ayudarán a beber agua. Para ello solo se necesitan tres productos: agua, limón y jengibre.

El limón es un clásico en la pérdida de peso ya que es un potente antioxidante, ayuda con la salud digestiva y el tránsito, también contra la retención de líquidos y reduce la hinchazón de la barriga.

Del jengibre también te hablamos en un artículo específico y que te dejamos justo debajo. Es un superalimento y no es para menos. Entre sus propiedades destacan la capacidad para regular el nivel de azúcar, que es antioxidante y antibacteriano, que combate el mal aliento y que previene mareos y náuseas, entre otros muchos beneficios que puedes encontrar en el artículo.

¿Cómo se prepara?

Pues bien fácil. Solo hay que mezclar los tres ingredientes en cantidades al gusto en frío o a temperatura ambiente y dejarlos que infusionen. De hecho, una recomendación es hacer varios litros e ir echando mano de ellos cuando tengamos sed o llevarlos al trabajo en pequeñas botellas, porque así le daremos tiempo a que todos los sabores se mezclen en condiciones.

Aunque las cantidades van al gusto, una idea es agregar, por cada vaso de agua, el zumo de medio limón exprimido y un par de dedos de jengibre, que lo más cómodo es añadirlo rallado o en polvo.

El limón es un potente antioxidante y muy refrescante.

Además, como se trata de una infusión, se puede filtrar sin problemas el jengibre, que ya habrá dejado su impronta en la bebida, o bien dejarlo ahí si te gusta más. Conseguirás un vientre más plano, reducir el peso y además tomar una bebida muy refrescante y rica en propiedades.