Ya ha entrado en vigor parte de la nueva Ley de Tráfico y el resto llegará en unos meses y muchas personas están pensando y buscando información sobre las nuevas infracciones. Por ejemplo, se va a endurecer muchísimo la normativa del uso al volante de los teléfonos móviles o se suprime el margen de 20 km/h para adelantar el vías secundarias.

Pero muchas veces no reparamos en las que ya existen y que muy posiblemente no conozcamos. Por ejemplo, una de las multas que más se pone en verano es por conducir con chanclas, un calzado que no es adecuado para una conducción segura y que supone una infracción.

Y ahora que llega el invierno, aunque muchos conductores adaptar sus vehículos para la vuelta del frío, por ejemplo con neumáticos de invierno o revisando las presiones de las ruedas, hay un detalle que no suelen tener tanto en cuenta y que es uno de los motivos que pueden acabar en sanción por parte de las autoridades.

Bien porque el trayecto sea corto, porque hace muchísimo frío o porque simplemente se les olvida, muchas personas conducen en esta época del año con el abrigo puesto y, aunque te pueda parecer extraño, es posible que te pueda caer un castigo económico por ello.

"El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía", señala el artículo 18.1 del Reglamento General de Circulación.

Es decir, si el abrigo es demasiado grueso o ajustado, tanto como para impedir esa libertad de movimientos de forma segura y los agentes del orden consideran que puede ser peligroso, se puede establecer una multa de entre 80 y 200 euros.

En definitiva, no es una cuestión de estética ni nada por el estilo, sino de seguridad. Igual que no es apto conducir con chanclas (y eso por no hablar de las consecuencias en caso de accidente de tráfico), puede ser que hacerlo con abrigo tampoco lo sea, por lo que echa mano de la calefacción para calentar el vehículo y así podrás evitar una multa, aunque también es cierto que son pocas las infracciones de este tipo.