La sal es un imprescindible de nuestra gastronomía y, de hecho, han saborizado las comidas desde hace siglos, lo mismo que muchas especias. No es nada nuevo que la sal es buena para el organismo en su justa medida y que, si hay exceso, deja de ser tan beneficiosa para nuestro cuerpo. Por eso es importante calcular la cantidad justa.

Tampoco se puede eliminar por completo, porque es una gran fuente de sodio, que es un mineral esencial para una retención de líquidos correcta (lo que posibilita que nuestro cuerpo esté siempre hidratado) y mantener el pH. Pero sobre todo, lo más importante es el aspecto de la hidratación, ya que puede provocar mareos y otros problemas mayores.

La cantidad justa

La cantidad que se recomienda de gramos de sal durante el día no debe superar los cinco ni tampoco bajar de tres. Ahora bien, todos de forma inconsciente consumimos de forma general el doble o más de la cantidad máxima recomendada y eso es porque, aparte de la sal que ya de por sí añadimos a los platos y a las preparaciones, no solemos contar la que ya traen de forma natural algunos productos.

Y sobre todo, se encuentra también en los alimentos ultraprocesados, porque para evitar que se pongan malos antes tienen grandes cantidades de sal. Recuerda que ya desde tiempos inmemoriales se usaba para conservar.

Lo mismo sucede con varios productos procesados. Los precocinados también tienen grandes cantidades de sal, mucho más que la media y que dispararán el consumo diario. Y las carnes procesadas, como por ejemplo las salchichas, lo mismo. Aparte de que para una dieta sana no están muy indicados, tampoco por la cantidad de sal.

Cómo solucionarlo

Se puede reducir significativamente el grado de sal que se toma, como es lógico, evitando los procesados, ultraprocesados y conservas, es decir, los productos que habíamos contado antes.

Y en cuanto al resto del trabajo de reducción de sal, una buena opción es ajustar las cantidades y otra mucho mejor es aprovechar el poder de las especias para saborizar platos y comidas. Hay muchas más aparte de la pimienta y le darán un toque tremendo a las comidas.