En gran parte de la Península Ibérica el invierno es sinónimo no solo de frío, sino también de heladas. Cuando han pasado unas horas y los primeros rayos de sol comienzan a calentar, es posible que se vaya el hielo del coche o que se reduzca notablemente, pero para aquellos madrugadores que tienen que ir pronto a trabajar o para aquellas personas que han tenido que aparcar en una zona de sombra a primera hora de la mañana, hay que saber descongelar el cristal.

Por más que lo intentes no vas a conseguir quitar el hielo. O solo de la parte del conductor, pero de cara a los giros y los cambios de carril conducir así puede ser muy peligroso y el riesgo de sufrir un accidente se incrementa notablemente.

Ahora bien, muchas personas optan por soluciones que, lejos de ayudar, pueden ser peores que la enfermedad, porque no solo se daña el cristal, es que también se puede llegar a romper por una parte o por completo.

Lo que nunca debes hacer

El primer impulso suele ser siempre encender el coche, que poco a poco el motor vaya calentándose e irradiando calor y poner el aire acondicionado apuntando hacia el cristal. Esta sí es una buena decisión, pero también implica tener que esperar porque hay que hacerlo poco a poco. Y eso, al punto de la mañana y con temperaturas mínimas, no apetece. Y si se tiene prisa, mucho menos.

Así que otros optan por echar agua caliente en el cristal y es el peor error que puedes cometer, porque el brusco cambio de temperatura es muy dañino para la luna del coche y puede que no lo soporte.

Anticongelante sencillo

Lo que se debe hacer lo ha recordado la Guardia Civil en sus redes sociales y es una manera muy rápida, eficaz y que no daña el cristal.

Consiste simplemente en mezclar en una botella o en un pulverizador una parte de agua por dos de alcohol, el de toda la vida de farmacia de 96º, aunque también, como la Benemérita recuerda, también puedes usar agua salada.

El motivo para usar alcohol es que tiene un punto de congelación bajísimo, de hecho, de -114ºC, por lo que sirve de anticongelante. Por eso, a una mala, también se pueden emplear otros productos que tienen un alto porcentaje de alcohol, como por ejemplo colonias o geles de afeitado, pero solo como solución puntual.

Para finalizar, dos consejos. El primero es que siempre tengas en el coche una rasqueta para quitar el hielo con mayor facilidad y así no usar el parabrisas y, sobre todo, si puedes tapa la luna con un cartón por las noches o con una lona.