Como ya se había anunciado y como ya te contamos en un artículo, este viernes 1 de abril era el día en el que entraba en vigor el descuento de 20 céntimos por litro de carburante, una rebaja que se ha quedado algo esbafada ya que en los últimos días ha aumentado el precio de la gasolina y el diésel, por lo que es menor de lo esperado.

Muchas personas se han esperado hasta este viernes para repostar para ahorrar, de media, unos 10 euros por depósito en el caso de un coche particular. En el caso de los transportistas o los trabajadores de sectores como el taxi, el ahorro es mucho mayor pese al encarecimiento de los últimos días.

Pero muchísimos conductores han mostrado sorpresa y no han sabido muy bien qué hacer después de llegar a la gasolinera y ver que los precios están igual. Todas tienen unos carteles informativos con los precios de todas las opciones disponibles y muchas personas esperabas que el diésel y la gasolina estuviesen en niveles de 1,60 o 1,70 por litro y no 1,80 o 1,90.

Así se aplica el descuento

La respuesta está en el método de aplicación de este descuento. Las gasolineras deben adelantar el dinero, justificarlo y ya el Gobierno les paga lo que les corresponde por cada litro de carburante vendido, lo cual por cierto ha generado mucha incertidumbre entre los propietarios de estaciones de servicio ya que muchas no tienen la liquidez suficiente para adelantar ese dinero.

Por eso, simplemente debes llegar a la gasolinera y repostar al precio que se indica. Al pasar por caja, el personal de la estación de servicio aplicará el descuento correspondiente y entregará un ticket o una factura donde se especifique el precio antes del descuento y el precio posterior.

De todos modos, algunas empresas están ofreciendo descuentos adicionales, eso sí, a cambio de usar sus métodos de pago o sus tarjetas de fidelización, como por ejemplo es el caso de Cepsa o el de Repsol, donde si pagas por Waylet tienes, en total, 30 céntimos por litro de descuento.