Las preparaciones al horno son difíciles de igualar. Es un electrodoméstico que nos permite preparar unos platos exquisitos y además, aunque depende realmente de la receta, se reduce la grasa con respecto a las sartenes. No hay más que pensar en unas patatas, una carne o un pescado, por ejemplo.

Aparte tiene una grandísima ventaja que va más allá del increíble sabor de las preparaciones y es que, aunque es lento, no hay que hacer nada más que poner lo que queramos e ir controlando cada cierto tiempo. Así, mientras, podemos estar viendo la tele, limpiando otras zonas de la casa, darnos una ducha o atender las obligaciones familiares.

Pero una de cal y otra de arena. Lo mismo que no cuesta nada hacer las comidas por su facilidad, lo que sí que es un engorro es limpiar el horno.

Además nos obliga a actuar pronto, porque sino la grasa se puede incrustar. Y la grasa quemada y bien pegada al cristal o las paredes es muy, muy difícil de quitar. Y eso por no hablar de los fuertes olores que se forman, como es normal por otra parte. Así que hay que poner a tiempo la venda para evitar que el problema vaya a mayores.

Poco que hacer

Para no dejarte las uñas venga y venga a frotar hay una solución muy sencilla y es aprovechar las características del horno y las propiedades naturales de un producto de los de toda la vida para que actúe por sí mismo. En otras palabras, poner un líquido en el horno, esperar a que actúe y después limpiar sin esfuerzo.

Solo tendrás que exprimir dos o tres limones enteros en un recipiente apto para horno, que puede ser una olla, un cazo, una sartén de hierro fundido, un bol de cristal resistente o la misma bandeja si has empleado la rejilla, por ejemplo. Ponlo debajo, enciende el horno a tope y déjalo funcionar media hora.

El líquido del limón se habrá evaporado e impregnado por todas las paredes. Y es un grandísimo método porque el limón es uno de los desengrasantes más potentes que puede haber. Además es un 2x1 de manual, porque el aroma del limón se comerá los malos olores. Cuando termines solo debes pasar un paño para quitar la grasa y secar.