El cuarto de baño es, sin duda, la zona de la casa en la que es más probable que se acumule la humedad porque suele ser el más pequeño de toda la casa, no tiene mucha ventilación y, sobre todo, entre los grifos, el inodoro y sobre todo la ducha o bañera se forma mucha.

Y hay que tener un gran cuidado ya que si la humedad se estanca se forma moho, como puede suceder en otros lugares con humedad y sin ventilar como puede ser la goma de la lavadora. En definitiva, que la calidad del aire es importante para poder respirar sin dificultad, por lo que es primordial hacer del baño cerrado un entorno confortable.

Lo ideal para evitarlo es contar con una buena ventilación, pero algunas plantas tienen la capacidad de absorber la humedad y, de paso, servir como elementos decorativos. Un 2x1 muy rentable porque además son muy económicas.

Larga lista

La hiedra o la tillandsia se alimentan de la humedad ambiental. Asimismo, el helecho y la pequeña haworthia, dos plantas acostumbradas a vivir en condiciones difíciles, más de lo mismo. En general, las suculentas son ideales si el baño no tiene ventanas, donde hay poca luz y mucha humedad. Por eso, dependiendo del grado de humedad, será mejor optar por una u otra.

Y para facilitar todavía más la compra, una empresa global y especializada en decoración como es Ikea tiene en su amplísima gama de productos de botánica una planta que cumple también con este cometido, que no es muy alta (aunque sí que tiene cierto tamaño) y se puede mover con facilidad. Se trata de la chamaedorea elegans y cuesta tan solo un euro con cincuenta céntimos.

Se le conoce como la palma de la fortuna. Crece hasta una altura de más de un metro, pero le gustan las zonas de sombra. Si el baño es especialmente húmedo, no es necesario regarla ya que puede absorber la humedad. Eso sí, ten en cuenta el tamaño y ponlo en perspectiva con el tuyo, no vaya a ser que lo colonice.

Para terminar, la zamioculca, también conocida simplemente como zamia, es una planta suculenta que se cultiva en macetas y requiere poca luz. De hecho, solo hay que darle agua cada un par de semanas. Y la última, el bambú de la suerte también puede colocarse en algún rincón del baño. Es una planta muy popular y fácil de cultivar de la que se dice que atrae el bienestar según la tradición.