Hay un elenco de multas que se encuentran en lo más alto de las más populares. Ahí podemos encontrar, sin miedo a equivocarnos, aquellas por exceso de velocidad, las que tienen que ver con ciertos elementos de seguridad del coche (una luz fundida, el cinturón de seguridad sin poner...) y las relacionadas con las distracciones, siendo la más habitual sin duda la del uso del teléfono móvil, que por cierto como ya te contamos se han endurecido mucho las sanciones para evitar su empleo al volante.

Ahora bien, infracciones hay muchas más y otra que está en un escalafón justo por debajo y que ha propiciado que miles de conductores tengan que pasar por caja.

Pero lo peor de todo es que siempre ha estado catalogada como una de las infracciones más injustas que puede haber. Antes del adelanto tecnológico tenía mucho sentido que se sancionase este comportamiento, pero en los últimos tiempos tenía muy poca lógica cuando se podría echar mano fácilmente de las bondades de internet.

Se trata de la multa por tener que llevar obligatoriamente el carnet de conducir encima, en formato físico. Ahora ya no te podrán multar por ello ya que los agentes de la ley tienen la posibilidad de comprobar de forma telemática si se posee en vigor, además de otros casos interesantes como otras infracciones o si hay una causa judicial abierta.

Siempre te obligaba a portarlo, igual que el Documento Nacional de Identidad, y si te paraban y no lo llevabas te caía una "receta". Y muchos de ellos tenían el carnet en vigor y con puntos, por lo que generaba enfaso entre muchos conductores.

De este modo, solo con identificarte ante los agentes ya podrán comprobar la información. Ahora bien, para agilizar los trámites, siempre se recomienda llevar el carnet en formato físico.