La Lotería de Navidad es uno de los momentos más esperados del año por la cantidad de premios que se reparte, la ilusión que genera y la posibilidad de que, en caso de que te toque, sea con tus seres más queridos. Siempre se genera una fiebre especial en las administraciones de lotería más famosas, por el anuncio y el mismo día en toda España.

Ahora bien, hay que tener cuidado con posibles fraudes por un lado y con otros aspectos, como por ejemplo con los temas legales a la hora de cobrar el premio en caso de que se comparta... Pequeñas cosas que al final influyen y en las que la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha puesto el foco.

Los consejos básicos de la OCU

  • Guarde los décimos y haga fotocopias o fotos del anverso y del reverso.
  • Si comparte décimos, hágalo constar por escrito; las palabras se las lleva el viento y en caso de conflicto no sirven como prueba.
  • Si encarga o intercambia décimos enteros, procure recogerlos y pagarlos antes del sorteo.
  • Si pierde o le roban el décimo o billete, denuncie en Comisaría o a la Guardia Civil y notifíquelo en Loterías y Apuestas del Estado.
  • Si el décimo se estropea hay que enviarlo a la Sociedad Estatal Loterías y Apuestas del Estado, que determinará si se puede cobrar el premio. Y si está muy irreconocible, será la Fábrica Nacional de La Moneda y Timbre la que se pronuncie. No intente recomponerlo.
  • Y, en el peor de los casos, OCU recuerda que los tribunales atienden a otras pruebas para dictar el abono del premio: el hecho de que nadie lo reclame, el análisis de los fragmentos o el testimonio del vendedor.

Otros aspectos

Un décimo de Lotería es un documento al portador y, en principio, el premio lo recibe quien lo tiene en su poder. En el caso de que se comparta, basta con que el depositario del décimo lo fotocopie y entregue a cada participante una copia firmada (con el nombre y el DNI del depositario) en la que se indique que tal persona juega en ese número, serie, fracción y sorteo, una cantidad de euros determinada. También vale enviar una foto del décimo por email o por WhatsApp: sirve de prueba siempre y cuando aparezcan los datos del depositario, los participantes y la participación de cada uno.

Si se compra el décimo online, hay que asegurarse de que se hace en una página oficial de una administración de lotería autorizada. También se puede hacer directamente en la web de Loterías y Apuestas del Estado.

Para cobrar un premio inferior a 2.000 euros puede hacerlo en cualquier punto de venta de la red de Loterías. Si se ha comprado el décimo premiado por Internet, se ingresa el importe de manera automática en la cuenta de usuario que posteriormente se puede transferir a la cuenta bancaria que se desee. A partir de 2.000 euros se cobra en una de las entidades bancarias colaboradoras, cuya lista se puede encontrar en la web de Loterías y Apuestas del Estado. OCU recuerda que estos bancos no podrán cobrar ninguna comisión, ni exigir contraprestación.

A la hora de cobrar un premio compartido hay que identificar en el banco a cada ganador y su porcentaje de participación. Una vez hecho esto, los bancos pueden abonar el premio entero (después de descontar el importe por el cual se tributa) en la cuenta de la persona que ya es titular de una cuenta en ese banco y que después repartirá según lo convenido. No es conveniente cobrar la totalidad del importe sin identificar antes a los otros participantes, ya que al repartirlo puede parecer que se está donando el dinero, lo que obligaría al pago del impuesto de donaciones.

Además, hay que tener en cuenta que Hacienda retiene automáticamente el 20% de la parte del premio que exceda del mínimo exento de 40.000 euros por cada décimo, no por cada persona agraciada. Es decir, se descuenta el impuesto y después se reparte la cantidad neta entre los partícipes. El premio no se declara en el IRPF, los rendimientos que genere, sí.