Llega el verano y lo hace pisando fuerte. Las altas temperaturas ya se están dejando notar en gran parte del país, por lo que muchos optan por camisetas de manga corta o incluso tirantes. También aparecen otras prendas como los tops o los vestidos que dejan las axilas al descubierto.

Como van a ser zonas visibles durante unos meses, la depilación cobra gran importancia, ya que es necesario realizarla de manera cuidadosa para no dejar heridas, irritaciones o el antiestético halo marrón que se puede producir por diversas razones, como los vellos encarnados.

Como te contamos, hay que tener un cuidado especial con esta zona del cuerpo, ya que hay veces que se aplican productos químicos que proceden de los desodorantes y que pueden crear manchas muy incómodas en esta zona. Aunque hay otras como los codos o las rodillas que también pueden sufrirlas.

El truco del azúcar en la axila

¿A qué se debe la aparición de estas manchas? Pues bien, principalmente a la acumulación de células muertas de la piel, que nada tienen que ver con la limpieza que se pueda realizar diariamente. A continuación, te mostramos algunos trucos naturales que pueden ser de gran utilidad para blanquear las axilas, las rodillas o los codos.

Existen remedios más conocidos como es el caso del bicarbonato de sosa y el limón, pero también pueden utilizarse otros alimentos tan comunes como lo es el azúcar, que puede utilizarse como exfoliante y prepararse artesanalmente junto con otros ingredientes.

Lo que tendrás que mezclar es una taza de café de azúcar moreno con tres cucharadas de aceite EVO. Luego, solamente habrá que espolvorear sobre las zonas más oscuras y masajear suavemente durante dos minutos para finalmente aclarar la zona. Este proceso deberá repetirse unas dos veces por semana.

También existen otras alternativas igual de útiles y con alimentos muy comunes. Para ello deberás obtener la cáscara de una naranja y ponerla a secar al sol o en un horno. Luego la tendrás que pasar por la batidora y añadir una cucharada de leche para hacer una pasta. A continuación, la aplicas en las axilas, los codos o las rodillas, masajeas durante diez minutos y luego la terminas aclarando. Este proceso también deberá repetirse dos veces por semana.