George Clooney fue la gran estrella el viernes en Los Ángeles, el elegido por la Filmoteca Americana para recibir el premio anual que reparte desde 1986 entre los artistas "comprometidos a hacer una gran contribución al séptimo arte". Un galardón que, además de reconocer la labor del hombre de moda en Hollywood, sirvió de excusa para reunir a lo más granado del star system de Hollywood, empezando por la novia de América Julia Roberts.

Su compañera en Ocean´s eleven y Ocean´s twelve, a la que Clooney también eligió para su debut como director en Confesiones de una mente peligrosa (2002), presentó esta gala número 21, celebrada en el hotel Beverly Hilton. Allí estaban sus colegas de profesión Ellen Barkin, Don Cheadle, John Cusack, Danny de Vito, Morgan Freeman, Salma Hayek y Bruce Willis. Y otros como su amigo Matt Damon y Catherine Zeta-Jones, además del expresidente Bill Clinton y el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, lo saludaron con mensajes grabados que se proyectaron a lo largo de la emotiva ceremonia.

"George Clooney es un hombre del Renacimiento, que en poco tiempo ha demostrado su talento como actor, director, guionista y productor, que ha logrado mezclar el espectáculo con el comentario político y combinar encanto, elocuencia y un gran carisma de antigua estrella". Los piropos que le dedicó Rick Nicita en nombre de la filmoteca coinciden con la imagen que tiene el astro en la industria.

"ESTRELLA DEL SIGLO XXI" "Clooney es una estrella del siglo XXI que al mismo tiempo cierra tratos al viejo estilo", apunta la revista Variety, rendida ante este artista "que nunca ha temido hablar sobre los problemas mundiales". Todos reconocen el buen hacer del intérprete, que lidera una campaña de denuncia del genocidio en Darfur y que nunca falta en la lista de los codiciados solteros de Hollywood.

Con su Oscar al mejor actor secundario por Syriana y las nominaciones de su último filme detrás de las cámaras, la aplaudida Buenas noches y buena suerte, este hombre que se dio a conocer con la serie de televisión Urgencias y empezó a brillar en la gran pantalla con Un romance muy peligroso (1998), de Steven Soderbergh, recogió el viernes un premio que ya han recibido Steven Spielberg, Martin Scorsese y Al Pacino y cuya ceremonia está patrocinada, entre otros, por su diseñador preferido: Giorgio Armani.

EL MEJOR HOMBRE

De esmoquin negro se presentó el homenajeado, rodeado de sus bellas y escotadas compañeras de profesión. "Tengo el mejor trabajo del mundo", reconoció. Y habló también de política, confesando que no se presentará por el partido que defiende, el demócrata.

"Me gusta mi vida", dijo Clooney, preparado para que sus amigos lo pasaran bien. "No os podéis imaginar lo que es capaz de hacer con espuma de afeitar y un antiséptico", bromeó Julia Roberts, que dijo que Clooney era el mejor hombre que había conocido antes de toparse con su actual marido.