El expresidente soviético Mijail Gorbachov entregó el pasado sábado por la noche en la ciudad de Nueva York los Premios Mundiales de la Mujer. Los galardones, que se conceden por tercer año consecutivo, distinguen los logros conseguidos por mujeres en distintas profesiones. La ceremonia, celebrada en el Hammerstein Ballroom, fue copresentada por Gorbachov (que preside la entidad que concede los premios) y la actriz Teri Hatcher, conocida por su papel en la serie Mujeres desesperadas. Susan Sarandon, Claudia Schiffer, Lucy Liu y Whoopi Goldberg fueron algunas de las premiadas en las diferentes categorías.

Estos galardones nacieron con la vocación de premiar a mujeres que han contribuido a promover "la lucha contra las injusticias, la igualdad de los sexos, la libertad y la eliminación de toda forma de discriminación social y económica". La organización concede un total de 12 premios, de los que una buena parte fueron a parar este año a manos de famosas. Es el caso de la actriz y activista en favor de los derechos humanos Susan Sarandon, reconocida en la peculiar categoría de Logros conseguidos en la vida.

DAMA COMPROMETIDA

Según el jurado, además de su calidad como actriz, la mujer de Tim Robbins es un ejemplo a seguir por su compromiso con numerosas causas sociales. Puestos a premiar, la organización condecoró a la modelo alemana Claudia Schiffer, por su estilo en una profesión tan superficial como es el del mundo de la moda, y a Lucy Liu por su labor como embajadora de buena voluntad de Unicef en la concienciación de la ayuda a los niños desfavorecidos y víctimas de catástrofes naturales.

Por esta misma labor fue reconocida la también actriz Whoopi Goldberg, que obtuvo el galardón en la categoría de Entretenimiento. La reina Noor de Jordania también recibió un premio por su lucha contra las minas antipersona. La cantante Mary J. Bigle, la deportista Billie Jean King y Shana Dale, alto cargo de la agencia espacial estadounidense, la NASA, fueron otras premiadas.