El padre del niño de Malaui adoptado por Madonna dijo ayer que no tenía previsto dar a su hijo en adopción cuando lo llevó a un orfanato tras la muerte de su mujer el año pasado. Yohane Banda afirmó a The Mail on Sunday que, tras la muerte de su mujer, dejó a David en un orfanato temiendo que tuviera malaria. "Imaginé que cuando estuviera mejor, lo traería de vuelta. No pensé que nadie quisiera llevárselo", añadió. Aceptó la adopción porque da al niño la oportunidad de una educación.