Bruce Willis siempre había soñado con ser una estrella. Por eso, el protagonista de La jungla de cristal no dejó de sonreír al ver su nombre en la acera del paseo de la Fama de Hollywood, concretamente la estrella número 2.321 (arriba, en la foto). A la inauguración asistió su exmujer Demi Moore.