Su pasión por los deportes de riesgo estuvo a punto de matarle, cuando al saltar de un avión a 4.200 metros el paracaídas falló. Ahora, Leonardo DiCaprio quiere "sacarle el mayor partido a la vida". El actor fetiche de Martin Scorsese habla mañana en el Dominical de su filme Infiltrados, su conciencia medioambiental y su relación con la fama.