El magnate griego con nombre de filósofo más famoso del siglo XX tendría hoy 100 años. Por eso la fundación que lleva su nombre ha querido rendirle homenaje y mostrar, hasta el próximo 12 de noviembre, en el Museo Benaki de Atenas, cientos de objetos personales que repasan su vida. Aristóteles Onassis murió en 1975 de una neumonía cuando tenía 69 años, pero antes le dio tiempo de levantar todo un imperio y convertir su apellido en claro sinónimo de triunfo.

Onassis nació con un pan --o cientos de ellos-- debajo del brazo y, a pesar de proceder de una familia de clase media, nunca tuvo problemas para hacer que el dinero fuera engrosando sus arcas hasta hacerlas rebosar. Con solo 25 años ganó su primer millón de dólares y poco después ya era propietario de varios buques, petroleros y balleneros.

Pero, además de sus cualidades como hombre de negocios, Onassis destacó por su gran capacidad para enamorar a las mujeres más ilustres de la época.

La hija de un empresario naviero, Athina Stavros --su primera mujer--, la diva de la ópera María Callas y Jackie Kennedy, viuda del expresidente de Estados Unidos, mantuvieron con él romances que dieron la vuelta al mundo.

TODAS LAS FACETAS

Bajo el título Aristóteles Onassis: Más allá de su leyenda, esta exposición abarca todas las facetas del naviero: desde los éxitos empresariales que le convirtieron en leyenda, hasta la prolongación de su imperio a manos de su nieta, Athina Onassis, pasando por la muerte de su hijo

Alexander en un misterioso accidente aéreo en 1973. Después del trágico suceso, Onassis vendió la compañía aérea que había fundado y de la que se encargaba el propio Alexander, Olympic Airways.

El testamento de Onassis es el objeto estrella de la exposición, pero junto a él se muestran otras reliquias que hacen las delicias de los más curiosos, como una carta de amor de María Callas y objetos personales de la diva, una lujosa colección de libros marítimos e, incluso, el pañuelo ensangrentado que llevaba Alexander en su chaqueta cuando murió, en el cual estaban inscritas sus iniciales.

Junto a todas estas piezas, numerosas fotografías completan una muestra que fue alabada por el primer ministro griego, Costas Caramanlis, durante la inauguración. "Onassis continuará siendo una auténtica leyenda, desde sus inicios como refugiado desde Esmirna (Turquía). Sirve como ejemplo a la sociedad griega y demostró que la economía puede recuperarse y triunfar", dijo Caramanlis.

LA NIÑA MÁS RICA

A la nieta de Aristóteles Onassis se la conocía como la niña más rica del mundo cuando, con tan solo tres años, heredó la mitad de la fortuna que amasó su abuelo al morir su madre de un edema pulmonar. Hace tres años que Athina, que ahora tiene 21 años, puede disponer a sus anchas de los 2.300 millones de euros que le dejó su antecesor.

Gran aficionada al esquí, al tenis y, sobre todo, a la hípica, la joven Athina se casó en diciembre del 2005 con el jinete brasileño Álvaro Alfonso de Miranda Neto. A pesar de haber sido invitada por la fundación de su abuelo, la nieta de Onassis, que no visita Grecia desde hace ya varios años, no se ha acercado todavía a visitar la exposición.