Sin la compañía de Letizia, que el viernes por la noche volvió a Madrid tras asistir en el Teatro Campoamor a la entrega de los Premios Príncipe de Asturias, Felipe acudió ayer al pueblo de Sariego a entregar el pergamino que le acredita como Pueblo Ejemplar del Principado 2006. Los vecinos de la localidad, unos 1.500, le mostraron sus tradiciones ancestrales. Entre ellas, la de serrar troncos, de la que Felipe (foto) participó vestido con traje y corbata.