El ministro de Medio Ambiente en la sombra, Gregory Barker, ha dejado a su esposa y sus tres hijos para marcharse con un decorador. Barker, un millonario amigo del líder conservador británico, David Cameron, conoció a su novio cuando este fue contratado para renovar la decoración de la casa familiar. El político (foto) anunció en julio la separación de su mujer sin explicar los motivos de la ruptura. Ahora su idilio está en la prensa, que recuerda que Barker votó contra los derechos de los gais.