Doce horas ha pasado Naomi Campbell en la celda de una céntrica comisaría de Londres. La supermodelo fue detenida a las 13.20 horas del pasado miércoles en su domicilio, después de agredir, presuntamente, a la terapeuta que había contratado para que le ayudara a superar su drogadicción. La mujer, cuyo nombre no ha sido revelado, llevaba la cara llena de rasguños y marcas rojas cuando acudió a poner la denuncia. Los incontrolables ataques de ira de Naomi Campbell se han convertido en su seña de identidad. En los últimos ocho años ha sido acusada ocho veces de atacar o insultar a empleados.