Isabel II canceló ayer una visita a las carreras de caballos, uno de sus deportes favoritos, debido a un dolor causado por un tirón en la espalda, según informó el palacio de Buckingham. La reina de Inglaterra, de 80 años, había planeado asistir al hipódromo de Newmarket, a 100 kilómetros al noreste de Londres, pero ha renunciado a ese compromiso por recomendación médica.

Isabel ya suspendió el jueves una visita al nuevo estadio del equipo de fútbol londinense Arsenal por el mismo motivo. La soberana sí acudirá a un almuerzo que ofrecerá el Club de Jinetes de Newmarket para celebrar el 80 cumpleaños de la reina. Una portavoz de Buckingham afirmó ayer que los médicos hacen un seguimiento "diario" de la salud de Isabel II, que sufrió un pinzamiento en la espalda durante sus vacaciones de verano.