Paul McCartney y su casi exmujer Heather Mills (en una foto de archivo) dejaron a un lado el sábado su batalla por el divorcio para celebrar el tercer cumpleaños de su hija, Beatrice, en un parque. Pese a la tregua, News of the World apuntó que hubo incidentes. Mientras el músico jugaba con su hija en brazos, Mills increpó a un fotógrafo y le dijo: "Voy a llamar a un asesino para que te mate, eres la escoria del mundo". Más tarde, un colaborador de McCartney, soltó al mismo fotógrafo: "No saques fotos de Paul, solo de esa maldita perra".