Gina Lollobrigida está indignada. En respuesta a las críticas que le están lloviendo a su futuro marido, Javier Rigau (ambos en la foto), la actriz ha recurrido a las instancias más altas para frenar "la oleada de fango". Ha pedido ayuda al exprimer ministro Silvio Berlusconi, el mayor accionista de Tele 5, que le ha respondido positivamente. "Los programas se han calmado", apuntó la actriz.