La familia real festeja hoy con una merienda el primer cumpleaños de su miembro más reciente. Es el primer aniversario de Leonor y el último que celebrará como hija única, porque el año que viene por estas fechas ya no será la reina absoluta de la casa. La pequeña compartirá el trono del palacete que los Príncipes tienen en el complejo de la Zarzuela con un hermano o hermana menor. La Casa del Rey difundió ayer tres fotos de la infanta con sus padres para conmemorar el aniversario.

El otro trono, el que algún día puede heredar de su padre, está en el aire, pendiente de una reforma constitucional que derogue el artículo que da prioridad al varón sobre la mujer. El debate sobre la reforma se ha acelerado desde el anuncio del segundo embarazo de Letizia. Técnicamente, si el hijo que espera la princesa de Asturias es un varón y nace antes de la modificación, él pasaría a ocupar el segundo lugar en la línea sucesoria. Pero a pesar de que desde diferentes frentes se pide que la reforma de la Carta Magna se lleve a cabo cuanto antes, esta puede esperar a que Felipe suba al trono. Entonces habrá que decidir sobre quién recaerá la responsabilidad de heredar la Corona.

Las crónicas del primer año de vida de Leonor destacan el carácter sereno de la pequeña. Y eso que lo primero que dijo de ella su abuela paterna, la reina Sofía, fue que era "una niña muy llorona". En las numerosas ocasiones en las que ha aparecido ante la prensa, a la infanta no se le ha oído ni un sollozo.

UNA NIÑA "BUENÍSIMA"

No lloró cuando abrió por primera vez los ojos azules ante las cámaras, en Lanzarote, en diciembre; ni cuando fue presentada a la Virgen de Atocha, ni cuando recibió las aguas bautismales de manos del cardenal Rouco Varela el 14 de enero. Aquel día, Sofía tuvo que retractarse y decir que su nieta es "buenísima".

Las apariciones de la pequeña fueron escasas los primeros meses. En una de ellas, las cámaras captaron el angioma nasal que le había salido y una revista publicó que Leonor sería operada, algo que Zarzuela ni se molestó en desmentir. Un angioma es una mancha benigna frecuente en bebés y que suele desaparecer sola.

Después la infanta se convirtió en la protagonista de las vacaciones reales en Mallorca. Su bautismo en las regatas y el posado familiar en Marivent fueron las imágenes más reproducidas del verano balear.

La llegada de Leonor sirvió para que la Zarzuela aplicara las nuevas tecnologías de comunicación. Algunas señales de ese cambio son la retransmisión del parto a través de los SMS que recibieron los periodistas que siguen la información de la Casa del Rey y la publicación en su web de las imágenes del aniversario.