Ha sido embajador italiano en Buenos Aires. Fue el coordinador de Trieste para la Expo, que ganó Zaragoza. Habla español.

Procede de una familia española radicada hace siglos en Italia y ha trabajado en varios países suramericanos. Su conocimiento de España y Zaragoza está fuera de lo común. Le encantan los toros y Manolete.

--Se llevará a matar con el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch.

--¡No! Imposible. Le tengo una gran estima y admiración por todo lo que ha hecho en Zaragoza. Cierto que fuimos rivales en París, cuando yo representaba a la ciudad de Trieste, pero he de reconocer que Zaragoza estaba mejor preparada y fue justa su designación. Le tengo un gran respeto, lo mismo que a Jerónimo Blasco.

--Su pabellón es admirable.

--Se lo agradezco. Nos hemos esforzado mucho. Hemos preparado una muestra de tecnología alrededor del agua y de cultura milenaria, y el resultado es muy atractivo, es cierto.

--¿Qué destaca?

--Dividimos el pabellón en varios apartados. Uno importante es la aplicación de la tecnología audiovisual para mostrar nuestros trabajos con el agua. El resultado es de una belleza visual casi única.

--¿Por ejemplo?

--Hemos traído esta escultura fantástica y original, que representa a Cleopatra y fue conservada durante siglos hasta su descubrimiento en 1800. Hemos traído esta réplica de un buzo, ideada por Leonardo en 1480. Es asombroso. Incluso disponemos de un pianoforte, que cada martes será tocado por un gran pianista. No olvidemos que Italia representa el 50% del patrimonio cultural mundial.

--Va a traer incluso un par de espectáculos muy interesantes.

--Sí, por un lado Marisa Laurito, el 4 de julio, una cantante muy irónica, desconocida aquí, pero muy interesante. Y el gran Renzo Arbore y su gran orquesta, el 6 de septiembre. Imprescindible para los amantes del swing.

--No tenemos espacio para destacar todo lo que quieren mostrar, pero denos unas pinceladas.

--No podíamos olvidar los acueductos, la gran contribución romana a la humanidad. Tenemos un mapa con todos los construidos en Europa, con una atractiva interactividad.

--Las termas.

--Por supuesto. En Zaragoza tienen un ejemplo. Así como el puerto fluvial. El agua está ligada al genio italiano. El agua para nosotros es vida, higiene, sociabilidad. El agua servía para establecer lazos de unión con otros pueblos. En Zaragoza precisamente, lograron hacer una ciudad de un pueblo. La idea de los romanos era juntar razas y pueblos diferentes, en un concepto totalmente europeo.

--Tienen un túnel muy atractivo.

--Sí, representa una ola, y habla del cambio climático. Dispone de un pulverizador que suelta agua que no moja pero refresca, muy atractivo.

--¿Sufren los mismos problemas que España con el agua?

--A pesar de todo, sí. En la cuenca del Po surgen problemas para uso agrícola e industrial, especialmente en el cultivo del arroz. Lo cierto es que el lema de la Expo es fantástico, porque en un futuro, cualquier país puede estar amenazado por la escasez de agua.

--No podía faltar la ciudad mundial del agua: Venecia.

--Por supuesto. Y presentamos los diques que se instalarán para evitar que Venecia se inunde. Cuando haya mareas altas, estos diques contienen el agua, evitando la inundación. Es una gran obra de ingeniería.

--Una imagen de Italia es su cocina: su restaurante está muy concurrido.

--Sí, eso significa que el público conoce nuestra cocina y le gusta. Hemos traído un chef que hace auténtica cocina italiana y vinos del Piamonte.