Ayer, los paparazis lo tuvieron fácil para cazar a famosos de todos los rangos, pues estaban todos de boda. Y es que no es habitual que un mismo día se celebren tres de los enlaces más esperados del año, que ya han sido bautizados como las bodas del verano: la de Amelia Bono, hija de José Bono, con Rafael Martos, hijo de Raphael y Natalia Figueroa, en Toledo; la de Belén Esteban y Francisco García en Madrid; y la de Sandra, hija de Julio Fernández, presidente de Filmax, y Luis de Val, el primogénito de la familia fundadora de Manga Films, en Sant Sadurní d´Anoia (Barcelona).

Tras haber superado la misión casi imposible de encontrar el ansiado vestido --un culebrón por sí mismo--, Esteban vio cumplir el sueño de casarse, ya que no lo hizo con Jesulín de Ubrique. Curiosamente, el destino quiso que Amelia Bono y Sandra Fernández lucieran vestidos de Pronovias, firma que no atendió las peticiones de la ex del torero, que optó por El Corte Inglés. A las ocho de la tarde, Belén salió de su casa junto a su hija, Andreíta, y fue acosada por un tumulto de curiosos que apenas le dejaron andar hasta el coche que le esperaba, un Mercedes negro envuelto de lazadas.

Con un generoso velo que cubría su rostro, dio el sí, quiero, a su enamorado, Fran García, con traje negro y corbata gris. La tertuliana lucía un ramo de orquídeas y vistió un modelo palabra de honor y una minitorera de encaje. A la ceremonia, en el Palacio de Negralejo, asistieron 450 invitados, entre ellos media plantilla de Tele 5, así como algunos miembros de la familia Janeiro.

600 INVITADOS

También Amelia Bono, con un vestido de línea romántica y cola de tres metros, una exclusiva de Manuel Mota, de Pronovias, y Manuel Martos, hijo de Raphael, se casaron en la iglesia Cardenal Tavera de Toledo. Entre los 600 invitados destacó la presencia de políticos como Eduardo Zaplana, Alberto Ruiz-Gallardón, Pedro Solbes y Carmen Calvo; los cantantes Alejandro Sanz, David Bisbal, Carlos Baute y Alaska; y los toreros Francisco y Cayetano Rivera, así como Eugenia Martínez de Irujo y su excuñada, Genoveva Casanovas, que llevaba un vestido de Carolina Herrera.

El enlace de los hijos de los dos magnates del cine, que se conocieron en el Festival de Sitges hace dos años y comparten un bebé de siete meses, también fue por todo lo alto. Entre los 450 invitados se pudo ver al secretario general de CiU, Artur Mas, y a su portavoz, Oriol Pujol, y a directores de cine como Fernando Colomo y Bigas Luna. Fallaron los actores Elsa Pataky y Miguel Ángel Silvestre, el Duque de la serie Sin tetas no hay paraíso.