Jane Fonda nunca se ha escondido. Ni antes ni ahora. Ni hace nueve años, cuando en su autobiografía confesó que fumaba marihuana y probó todas las drogas que no fuesen inyectables, ni ahora, cuando ha concedido una entrevista a la revista Dujour, para la que posa estupenda en blanco y negro, y ha explicado que sigue disfrutando de algún que otro canuto "de vez en cuando". Y la actriz compara sus efectos en situaciones tan cotidianas como sentarse a ver un filme: "No puedo ver una película colocada. La de películas que he visto y he pensado: 'Es probablemente lo mejor que he visto nunca'. Y luego la vuelvo a ver sobria y me he dicho: '¿En qué estaba pensando?".

A sus 77 años, la ganadora de dos Oscar está disfrutando a tope de la vida. "La gente más mayor tiene un sentido más grande de bienestar", dice ella. También el sexo influye. En la entrevista explica que su vida sexual ha mejorado con la edad y que está disfrutando más que nunca junto a su novio, el productor musical Richard Perry, de 72 años.