Llevábamos días sin saber nada de ella hasta que, mira por dónde, llega la revista ¡Hola! y nos vende el posado del verano patrio: Isabel Pantoja en bañador en aguas ibicencas con todo el clan. Claro que no es un posado cualquiera. Es la tonadillera, a sus 61 años, relajada en la cubierta de una embarcación alquilada mientras observa a los suyos. Y sin sus gafas de sol. La imagen recuerda, y mucho, a la de aquella melancólica Diana de Gales con un bañador azul en la cubierta de un superyate de lujo, cuando navegaba con su novio el egipcio Dodi Al Fayed, pocos días antes de su muerte en París, hace ahora justo 20 años. Aquella otra exclusiva ocupó entonces toda la portada de la revista Hello!.

El precio sitúa estas fotos en el top ten de los reportajes pactados esta temporada. Habrían costado entre 40.000 y 50.000 euros. Al menos es lo que barajan los expertos del Sálvame.

La madre de todas las revistas del corazón informa de que este verano está siendo «muy especial» para Isabel Pantoja porque puede disfrutar de nuevo de unas «soñadas vacaciones» con sus hijos y nietos. Lo hace en su primer verano tras su salida del centro penitenciario para mujeres de Alcalá de Guadaira, donde cumplió pena de cárcel durante 16 meses por malversación de fondos.

La tonadillera ha intentado rehacer su vida laboral con un nuevo disco, así que, a la espera de fechas para su gira con orquesta, este agosto ha tirado la casa por la ventana y ha vuelto al lucrativo negocio de las exclusivas periodísticas.

El clan al completo ha gozado en Ibiza de una impresionante villa con vistas al mar, una embarcación y un coche de alta gama. «Todo es poco para las primeras vacaciones de la familia tras los duros momentos», asegura ¡Hola!. El caso es que la cantante, sin galas a la vista, ha dejado unos días su retiro de su finca Cantora, donde celebró a principios de agosto su cumpleaños.

Según explica también Semana, la familia ha ocupado una casa en la zona de Cala Tarida de 400 metros cuadrados construida sobre un terreno de 39.000 metros cuadrados y valorada en 2.700.000 euros. Antes de recibir a la familia Pantoja, la vivienda estaba en venta. Su alquiler diario rondaría los 5.000 euros. El alquiler del yate le habría salido por otros 4.000 euros diarios.

La tonadillera ha sido uno de los personajes más buscados por los paparazi este agosto en Ibiza, ansiosos por conseguir unas fotos suyas bañador o compartiendo momentos íntimos con sus hijos Kiko e Isa y su respectivas parejas, Irene Rosales y Alejandro Albalá, así como sus nietos. Faltaba el mayor, Francisco, de 4 años, el hijo que tuvo Kiko con Jessica Bueno.