Kiosco

El Periódico de Aragón

Premios Oscar

¿Qué tipo de alopecia sufre Jada Pinkett, la esposa de Will Smith? Hablan los médicos

Especialistas en medicina estética, dermatólogos y tricólogos dan su opinión sobre las características y tratamientos que existen para combatir la patología capilar de la actriz

Will Smith y su mujer Jada.

Tras el bochornoso suceso que ha tenido lugar esta madrugada en el escenario del Dolby Theater, cuando Will Smith se ha levantado de su asiento para propinarle un bofetón al presentador y cómico Chris Rock por bromear sobre la cabeza rapada de su mujer, Jada Pinkett-Smith, a la que comparó con la protagonista de ‘La teniente O’Neill’, cabe recordar que la actriz y productora tiene alopecia desde hace años.

A pesar de que minutos después Smith recogió el Oscar al mejor actor por su interpretación en ‘El método William’ llorando a moco tendido y que pidió disculpas a la Academia y a los nominados, justificándose que “el amor te hace cometer locuras”, posiblemente pasará a la historia por su inapropiado comportamiento. Más incluso si se tiene en cuenta que Pinkett, de 50 años, no esconde su patología y que incluso bromea sobre ella.

 La intérprete de ‘Matrix Reloaded’ y ‘Matrix Revolutions’ ‘salió del armario’, por así decirlo, en 2018, cuando habló abiertamente de esta cuestión en el programa de entrevistas que presenta en Facebook, 'Red table talk'. "No es fácil, pero voy a hablar de esto -empezó-. Estoy luchando contra problemas de pérdida de pelo. Un día estaba en la ducha y, de repente, vi que se me caían puñados de pelo. Entonces, pensé: 'Dios, me estoy quedando calva". Y a continuación detalló que padecía una alopecia autoinmune, dolencia que afecta a los folículos pilosos y deriva en la pérdida de cabello. Por ello, siempre lleva la cabeza rapada.

Tres años después, la actriz volvió a referirse a su dolencia en las redes sociales. Era finales de diciembre de 2021 y no dudó en compartir un vídeo en el que mostraba su cabeza completamente calva: "Todos saben que he estado luchando contra la alopecia", dijo sin tapujos. "En este punto, solo puedo reírme. He estado luchando contra la alopecia y, de repente, un día, mirad esta línea de aquí. Mirad esto. Apareció así y va a ser un poco difícil de ocultar. Así que pensé en compartirlo para que no hicieran preguntas", relató la intérprete con ironía y mostrando a la cámara la zona en la que ya no le crecía pelo. “La alopecia y yo vamos a ser grandes amigas", subrayó.

Existen muchos tipos de alopecia, pero la que padece Pinkett se denomina areata. “Es una alopecia inmune, que sucede cuando el sistema inmunitario destruye los folículos pilosos sanos”, señala a El Periódico el doctor Ramón Vila-Rovira, cirujano plástico y estético, y director del Instituto del Pelo Vila-Rovira, de Barcelona.

“La alopecia areata ,que se observa tanto en hombres como mujeres y niños, es sin duda de las más complicadas y tiene siete fases en las que el cuero cabelludo se va despoblando poco a poco de forma circular”, detalla el especialista, que añade que, actualmente, “a los 25 años padece alopecia androgenética el 25% de la población masculina y femenina, mientras que a los 50 años la presentan el 50%”.

El facultativo reconoce que cada vez hay más mujeres que presentan este tipo de alopecia areata, pero en las mujeres “se esconde más, no queda tanto a la vista porque se ponen peluca, prótesis capilares o extensiones”, concluye.

 Por su parte, la doctora Irene Cruz, directora del área de medicina estética del Instituto Javier de Benito, considera que “el tema de la alopecia en mujeres es menos común que en hombres, pero no cabe duda que tiene un mayor impacto psicológico en las primeras”. Por ello a veces se vive con vergüenza.

“El porcentaje actual de féminas que pueden tener a lo largo de su vida alopecia se estima en el 30%. Suele ser alopecia androgénica, cuyas causas son genéticas y hormonales”, prosigue Cruz. Las mujeres que la sufren “van notando progresivamente que pierden densidad capilar, de modo que su cuero cabelludo es cada vez más visible y en el caso de la alopecia areata, puede causar calvicie; ya que se experimenta de forma rápida grandes pérdidas de cabello en zonas circulares, de ahí su nombre”, detalla.

 La especialista, que recuerda que la palabra ‘alopecia’ deriva del griego ‘alópex’, que significa ‘zorra’, un animal que muda dos veces su pelo al año, aconseja que “al menor síntoma se acuda al médico para obtener el diagnóstico adecuado”.

Liliana Bautista, tricóloga de Rueber Centro Capilar, reclaca que “las causas de la alopecia areata no están claras. “Se produce cuando las propias defensas de nuestro organismo atacan a la raíz del pelo y se origina una inflamación, que evita que crezca el cabello con normalidad”, destaca. Y matiza que “puede ser originada por una situación de estrés o un choque emocional causado, por ejemplo, por la muerte de un familiar o un divorcio”.

Respecto a la duración de esta dolencia, Bautista señala que es imprevisible, ya que “puede durar desde unos pocos meses hasta años”. “Según el grado de afectación –prosigue- puede haber solución, pero es compleja. Nosotros llevamos a cabo una serie de tratamientos de hidratación y estimulación con masajes y aparatología con láser, y para los casos más graves, hacemos una prótesis capilar”.

El equipo médico del Instituto Médico Dermatológico (IMD) coincide también en que el origen de este tipo de alopecia areata que sufre Pinkett “es desconocido, aunque a veces el estrés puede ser un desencadenante”. Asimismo, asegura que existen soluciones farmacológicas con corticoides que ayudan a combatir la inflamación que se produce, así como soluciones estéticas con sistemas de integración.

Compartir el artículo

stats