Belén Esteban arranca una sonrisa a Anabel Pantoja ante los rumores sobre la delicada salud de su tía

La gira '50 aniversario' de Isabel Pantoja corre serio peligro por el estado de salud de la tonadillera

Isabel Pantoja y Anabel Pantoja en un concierto

Isabel Pantoja y Anabel Pantoja en un concierto / RTVE

No están siendo momentos fáciles para Isabel Pantoja. Tras suspender su concierto en Valladolid hace una semana por 'agotamiento', la tonadillera era ingresada de urgencia en Córdoba en la madrugada de este viernes. Tras varias horas en el hospital, y tras someterse a varias pruebas, recibía el alta y regresaba a Cantora, donde en estos momentos se encuentra descansando junto a su hermano Agustín Pantoja. Nada ha trascendido sobre el estado de salud de la viuda de Paquirri, pero se rumorea que podría tratarse de una dolencia seria y se especula con que su gira '50 aniversario' podría estar en peligro.

No es la única información relacionada con Isabel que hemos conocido en las últimas horas. Según 'Fiesta', la cantante podría recibir una herencia millonaria que solucionaría sus graves problemas económicos en el caso de que tuviese que cancelar su tour por España si su salud no mejorase en las próximas semanas. Se trata de un espectacular piso en la zona de Chueca -valorado en un millón de euros- que Juan Gabriel le podría haber dejado en su testamento. El problema es que el heredero universal del artista mexicano, su hijo Gabriel Aguilera Salas, estaría impidiendo que llegase a manos de Pantoja.

Coincidiendo con el delicado momento que atraviesa la cantante de 'Marinero de luces', Anabel Pantoja ha reaparecido en el concierto de Luis Miguel este domingo en el Santiago Bernabéu. Acompañada de su madre, Merche Bernal, y de su íntima amiga Belén Esteban, la influencer se mostró especialmente seria a su llegada al estadio, donde presumió de su incipiente barriguita de 5 meses de embarazo con un top negro y falda ajustada en el mismo tono.

Esquiva, Anabel ha evitado pronunciarse sobre los problemas de salud de su tía, y sobre la herencia millonaria que podría recibir de Juan Gabriel. Un momento en el que Belén, consciente de que su amiga no lo estaba pasando bien con las preguntas de la prensa, consiguió arrancarle una sonrisa al exclamar ante las cámaras "¡Mirad qué guapa está mi gordita! ¡Guapísima!", señalando su abultada barriguita mientras la prima de Kiko, centrada en encontrar su entrada, accedía al concierto dando la callada por respuesta a cómo se encuentra Isabel y si es cierto que su gira corre peligro.