Moda Zaragozana

Dos hermanas diseñadoras de Aragón homenajean los icónicos zapatos rojos de 'El Mago de Oz'

Este 10 de junio se celebra el centenario del nacimiento de la protagonista, Judy Garland | Eva y Marta Cortel dirigen su firma de zapatos artesanos de kilómetro cero, diseñados y confeccionados en la Comarca del Aranda

Las hermanas Cortel, vistiendo sus zapatos rojos modelo 'Dorothy'

Las hermanas Cortel, vistiendo sus zapatos rojos modelo 'Dorothy'

La directora de cine Pilar Palomero (premio Goya a la mejor dirección novel por 'Las Niñas'), amiga de las hermanas Cortel, les pidió unos zapatos "de película" y les sugirió la idea de recrear los icónicos zapatos rojos de Dorothy en 'El Mago de Oz'. Dicho y hecho, las hermanas crearon para ella una versión moderna y actual del calzado más famoso del celuloide.

Precisamente este 10 de junio, el modelo Dorothy brilla con luz propia al cumplirse los 100 años del nacimiento de Judy Garland, la actriz que encarnó a la joven en el filme. La vida de Judy, con sus luces y sus sombras, es la de una mujer fuerte y valiente que soportó mucho peso a una edad muy temprana, una mujer inspiradora que merece reconocimiento, como todas las mujeres que inspiran los diseños de Calzados Cortel.

Eva es la menor de las hermanas Cortel. La maternidad le animó a dejar su trabajo en una cadena de supermercados y decidió ser dueña de su vida dedicándose a su gran pasión: el diseño de zapatos de moda.

Las hermanas Cortel vistiendo sus zapatos rojos Dorothy

Las hermanas Cortel vistiendo sus zapatos rojos Dorothy

Comenzó a formarse y su ilusión convenció también a su hermana Marta, que decidió sumarse al proyecto aportando su imaginario titiritero y su espíritu creativo. Ella, actriz, lleva más de 20 años dedicándose de forma profesional al teatro y, desde hace cinco, creó Mar de Norte, su propia compañía. En septiembre de 2021 lanzaron su primera colección y siguen imparables.

La apuesta está clara, una revisión del zapato clásico, con toque actual que no interfiera en su comodidad, con un proceso de producción local y materiales de alta calidad que logren que cada par sea perdurable y sostenible a lo largo del tiempo

La fabricación de todos sus zapatos es artesanal y de kilómetro cero. Aunque en un principio no fue sencillo encontrar un fabricante en Zaragoza, la tradición zapatera de la Comarca del Aranda les llevó hasta un pequeño pueblo de apenas 330 habitantes. Allí dieron con una familia de dos generaciones dedicadas a la fabricación de calzado, quienes se ilusionaron mucho con el proyecto y aceptaron el encargo.

Y es que para Eva y Marta era muy importante reivindicar la deslocalización del calzado. Querían un producto local, realizado por personas que amasen su oficio y que lo realizasen con mimo y dedicación, además de con materiales de alta calidad, tanto los tejidos como la piel utilizada.

Dos estilos diferentes

Mientras que el estilo de Eva es más clásico, a Marta le gusta combinar piezas únicas de mercadillo, coloridas y vitales. Esta amalgama de gustos define sus diseños: zapatos de siempre con combinaciones especiales que, gracias a la mezcla de estilos de las hermanas Cortel, encajan en todos los gustos.

La apuesta por tanto está clara, una revisión del zapato clásico, con toque actuales que no interfieran para nada en su comodidad, con un proceso de producción local y materiales de alta calidad que logren que cada par sea perdurable y sostenible a lo largo del tiempo. Todos sus modelos están disponibles en su página web y también en las tiendas Serendipia y La Cordonería de Zaragoza.