El circuito del maltrato comienza con cosas sutiles, se va agravando y llega un momento en el que la anulación total de la persona lleva a la víctima a que su vida gire en exclusiva alrededor de ella. El miércoles por la noche, una vecina de Zaragoza fue agredida por su pareja en plena calle, siendo arrestado su agresor de forma inmediata. Horas más tarde acabó la joven también arrestada, pues quería verle y no dudó en personarse en comisaría y agredir violentamente a los policías para que le dejaran pasar a los calabozos.

Los hechos que se investigan tuvieron lugar a las 22.55 horas del miércoles en la calle Ribagorza, en el zaragozano barrio de La Almozara. Unos viandantes llamaron a la sala del 091 al ver que un joven estaba agrediendo a una mujer en plena vía pública. Hasta allí se trasladaron agentes de la Brigada de Seguridad Ciudadana de la Jefatura Superior de Policía de Aragón que les separó y se entrevistó por separado con cada uno de ellos. El sospechoso explicó a los agentes que habían mantenido «una fuerte discusión», pero «solo de manera verbal»; mientras que ella les dijo que «no quería saber nada de la Policía, que habían tenido una pelea, pero que no les iba contar nada». Ante esta situación, los agentes no dudaron en hablar con la persona que había pedido colaboración policial.

Esta persona aseguró que estaba en el interior de su casa dormida cuando unos gritos la despertaron, no dudando ni un minuto en asomarse a la ventana para ver qué pasaba. «El chico la estaba golpeando reiteradamente», les dijo.

"Vi que primero el joven le golpeó con su frente a la de ella, luego le dio varios bofetones y antes de venir vosotros le dio puñetazos en los brazos"

Pero los policías le pidieron a esta testigo que describiera exactamente los hechos. «Vi que primero el joven le golpeó con su frente a la de ella, luego le dio varios bofetones y antes de venir vosotros le dio puñetazos en los brazos», explicó, según pudo saber este diario. Inmediatamente procedieron a detener al joven, sin antecedentes por hechos similares, como supuesto autor de un delito de violencia de género. Como marca el protocolo, la Policía Nacional se dirigió a la víctima y le preguntó si iba a interponer denuncia, pero ella les contestó que «todavía no lo sabía». La pareja, según explicó el propio arrestado, lleva tan solo seis meses de relación; y que el anterior novio de ella también la maltrataba.

Cuatro horas después, en medio de una gélida madrugada, la joven decidió personarse en las dependencias del Cuerpo Nacional de Policía en el Actur, preguntando por su novio detenido. Los agentes le señalaron que no podían dar datos de ningún detenido, que se fuera a casa y que esperara allí el aviso. Se fue pero volvió minutos después mientras gritaba que quería ver a su novio. Los agentes le insistieron en que solo lo podría ver cuando pasara a disposición del juez de guardia y que este le pusiera en libertad.

La contestación no le gustó, pues se puso más agresiva insultando al personal que se encontraba en el control de acceso de la comisaría. Después decidió trepar la valla, aunque los uniformados impidieron que la rebosara.

Cuando parecía que ya estaba todo solucionado y ella iba a deponer su actitud, un coche patrulla salió del recinto, momento en el que la mujer aprovechó para entrar e ir corriendo a la entrada. Fue perseguida por los policías, quienes recibieron bolsazos, puñetazos y patadas. Finalmente fue reducida y pasó la noche en los calabozos, si bien en lugares distintos con respecto a su maltratador.

No fue la única actuación policial ayer por violencia machista en la capital aragonesa. La Policía Local arrestó a dos jóvenes por arremeter contra sus parejas en plena calle. Las intervenciones tuvieron lugar en las avenidas Navarra y América, en Delicias, destacando una de ellas pues su agresor la hirió en la mano con un destornillador.  

Pide ayuda

El 016 atiende a las víctimas de todas las violencias contra las mujeres. Es un teléfono gratuito y confidencial que presta servicio en 53 idiomas y no deja rastro en la factura. También se ofrece información a través del correo electrónico 016-online@igualdad.gob.es y asesoramiento y atención psicosocial mediante el número de Whatsapp 600 000 016. Además, los menores pueden dirigirse al teléfono de ANAR 900 20 20 10Todos los recursos contra la violencia de género.

Policía Nacional (091) y Guardia Civil (062)