Pese a tener prohibida la entrada en las bibliotecas públicas de Zaragoza y en varios centros deportivos, la Policía Nacional ha vuelto a detener al zaragozano que se dedica a acudir a estos lugares para fotografiar y grabar a mujeres. El hombre, identificado como R. M. A., de 59 años y de origen español, fue condenado a prisión por hechos similares.

Esta nueva detención se produce como consecuencia de la investigación realizada por la Unidad de Familia y Mujer (UFAM) de la Jefatura Superior de Policía de Aragón que le analizó el teléfono móvil cuando fue sorprendido en febrero del 2020 dentro de la biblioteca de la calle Doctor Cerrada. En aquella actuación policial, los agentes le incautaron su teléfono móvil por si pudiera poseer imágenes o videos grabados de mujeres que se encontraban dentro del centro de estudios.

El juez de instrucción autorizó la extracción de los archivos de su teléfono móvil para su posterior análisis, siendo el Grupo de Delitos Tecnológicos el encargado de recuperar esas imágenes y vídeos, incluso de los que ya tenía borrados.

Los agentes que se encargaron de esta larga investigación tuvieron que analizar cada uno de estos archivos, donde se podían apreciar gran cantidad de imágenes realizadas en eventos deportivos y numerosos vídeos grabados en la vía pública, claramente sin el conocimiento ni el consentimiento de las víctimas, muchas de ellas menores de edad. Un total de 92 vídeos siendo el más antiguo desde hace dos años.

El detenido solía situarse en zonas de tránsito escolar donde seleccionaba visualmente a chicas menores de edad y posteriormente las seguía a escasos metros de distancia, para grabarlas de forma subrepticia utilizando la cámara de su teléfono móvil sin que ellas se percataran. Según pudo saber este periódico seleccionaba jóvenes que iban con uniforme escolar. La finalidad de estas imágenes era claramente su satisfacción sexual, siendo su mayor interés las nalgas y piernas de las jóvenes.

La UFAM localizó a más de 50 víctimas, que ya prestaron declaración en sede policial, motivo por el que se procedió a la detención de este hombre. La magistrada titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Zaragoza en funciones de guardia decretó para esta persona libertad con cargos.