El Ayuntamiento de Zaragoza quiere convertirse en un destino LGTB+. Un turismo al que la ciudad pretende enganchar en la Feria Internacional de Turismo (Fitur) que se celebrará del 19 al 23 de mayo y donde el consistorio va a tener dos espacios propios, uno dedicado al turismo LGTB+ y otro al cine. Cada uno de los estand ha costado alrededor de 4.700 euros, que se sumarán al del Gobierno de Aragón, donde el consistorio tendrá su propio rincón para promocionar la figura de Goya.

Tras un 2020 para olvidar, Zaragoza ya está pensando en cómo recuperar visitantes. Para ello está buscando un nuevo target, como el turismo gay, que representa más del 10% de los viajeros a nivel mundial y concentra el 16% del gasto total en viajes, ha explicado la vicealcaldesa, Sara Fernández. «Zaragoza es una ciudad diversa, acogedora e inclusiva», ha añadido para validar las nuevas pretensiones de la ciudad.

La vicealcalesa ha indicado que, según varios estudios, este tipo de turistas va a ser el primero en retomar los viajes una vez que se permita la movilidad en el país, por eso es tan importante que la capital aragonesa logre atraer a este público.

Ciudad de cine

Zaragoza también quiere vender en Fitur todos los rincones de la ciudad que han aparecido en películas, cortos o anuncios. «Vamos a presentar los potenciales para ser un destino de rodaje», ha explicado Fernández que ha indicado que es el momento de «tirar de esa locomotora que supone el turismo», que no solo pasará por la promoción de Goya.

La capital aragonesa ha perdido el turismo de congresos, el más importante y potente. Solo en el 2019 dejó alrededor de 100 millones de euros que costará volver a recuperar, aunque no todo está perdido.

El gerente de Zaragoza Turismo, Conrado Molina, ha explicado que es difícil prever cómo se recuperará ya que el coronavirus sigue generando mucha incertidumbre, por lo que no hay previsiones que valgan y actualmente los principales turistas son los propios vecinos de la ciudad. La buena noticia es que la semana que viene se celebrará el primer congreso tras la pandemia, que será de Enfermería. El formato elegido es híbrido, con un centenar de personas que asistirá de forma presencial y otros tantos por streaming.

También falta el turismo de fiestas y tradición, como las del Pilar o la Semana Santa. Para la vicealcaldesa todavía es pronto para decidir qué sucederá con los pilares, ya que todo dependerá de la evolución epidemiológica y de la inmunidad de rebaño que, para entonces, debería superar el 70%.

Otras ciudades como Pamplona o Teruel ya han anunciado que no celebrarán sus fiestas, pero Fernández ha señalado que todavía hay mucha «incertidumbre» como para adoptar decisiones sobre los pilares. «Sería prematuro», ha añadido, más si se tiene en cuenta que las de Zaragoza son las últimas del calendario.

Pronto se convocará el concurso para diseñar el cartel, siempre bajo la premisa de que es posible que no pueda lucirse en condiciones y de que se suspendan las fiestas. Lo que está claro es que no serán como tradicionalmente se han venido celebrando.