Un grupo de trabajo formado por expertos de varios campos, desde la abogacía a la arquitectura, pasando por la economía, se encargará de actualizar el Plan General de Ordenación Urbana de Zaragoza (PGOU) para que los despachos profesionales situados por encima de la primera planta, en situación ilegal según una norma obsoleta que se pretende cambiar, permanezcan en su ubicación actual sin que por ello se vean afectados los derechos de los residentes en los bloques de viviendas del centro y los barrios de la ciudad.

Así se acordó ayer en una reunión entre el gerente de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza, Víctor Serrano, y el presidente de la Asociación de Colegios Profesionales de Aragón, Antonio Morán.

«La idea es mantener lo que se ha consolidado y garantizar que los vecinos no ven afectada su vida cotidiana por la presencia de despachos profesionales», resumió Morán, que es también decano del Colegio de Abogados de Zaragoza.

El grupo de trabajo tendrá como principal objetivo adaptar la normativa sobre la instalación de clínicas, bufetes y gabinetes en edificios residenciales, dado que en la actualidad, desde el 2001, los que se encuentran ubicados a partir de la segunda planta no cumplen la normativa.

Sin problemas de convivencia

«Nunca ha habido problemas de convivencia en este modelo de ciudad», subrayó Morán. «Los despachos profesionales han demostrado durante décadas que su ubicación en plantas elevadas no afecta negativamente a los edificios, las consultas de médicos, psicólogos y dentistas nunca han despertado oposición», añadió.

Según un cálculo conservador, en Zaragoza existen entre 5.000 y 10.000 consultorios y despachos situados en las plantas superiores de las fincas urbanas. Pero el decano de los abogados explicó que, a tenor de las estadísticas sobre colegios profesionales que manejan las distintas entidades, «podría haber bastantes más de 10.000».

Por su parte, el Ayuntamiento de Zaragoza no quiso ayer facilitar información sobre el contenido de la reunión alegando que se había tratado de un encuentro «de carácter técnico».