Este jueves ha tenido lugar la segunda jornada de huelga en el servicio de autobuses urbanos de Zaragoza después de que los trabajadores acordaran en referéndum prolongar los paros ante la falta de acuerdo con la empresa, Avanza. Según el comité de huelga, el seguimiento está siendo masivo y en esta jornada ha alcanzado el 100% en los talleres y más del 90% entre los conductores. Los empleados aseguran que no está habiendo incidentes importantes pero que sí que se nota una mayor afluencia de usuarios en las horas en las que se dan los paros.

Estos están convocados, hasta el mes que viene, los martes y jueves de cada semana de 12.30 horas a 16.30. Los servicios mínimos establecidos por el Ayuntamiento de Zaragoza rondan el 60%, aunque la semana que viene cambiarán. Desde el comité informan además de que la reunión que el alcalde, Jorge Azcón, anuló el pasado martes tendrá lugar finalmente el próximo día 21 de junio, en sábado.

Asimismo, la semana que viene, el día 17, después de los paros, los trabajadores han convocado una marcha conjunta con los empleados del tranvía (que también están en huelga), para hacer visible su malestar con la empresa que gestiona el servicio, Avanza. La protesta, en forma de caravana, recorrerá toda la ciudad. "Con esta empresa no nos ha quedado otra siempre que judicializar las relaciones laborales. Estamos disgustados con la postura del alcalde porque está mirando hacia otro lado. Y en la reunión se lo diremos", afirman fuentes del comité.

También el día 21, el mismo en el que el comité de huelga se verá con Azcón, se reunirán los representantes de los trabajadores para pensar en futuras movilizaciones o actos más concretos. "Si hemos llegado hasta aquí no vamos a parar ahora. Hemos iniciado un camino que no tiene retorno", comentan los empleados.