El Ayuntamiento de Zaragoza quiere convertir el aparcamiento libre, gratuito y sin vigilancia del párking sur de La Almozara en un estacionamiento de larga estancia. Hará lo mismo con la explanada del antiguo recinto ferial, junto a la carretera de Castellón, en San José.

Todo apunta a que serán de pago, como sucede en la mayoría de los aparcamientos de este tipo, aunque desde el Área de Movilidad insistieron en que todavía no se ha decidido y en que, en todo caso, «sería un precio simbólico». La explanada elegida en La Almozara no afectaría al montaje del rastro, aunque sí podría perjudicar a aquellos que acuden en coche hasta el recinto, que podrían tener problemas de aforo, además de pagar. La idea de crear dos estacionamientos de larga estancia al aire libre para unos 500 coches cada uno surge con el ánimo de dar respuesta a una necesidad que comparten la mayoría de los barrios, como es la falta de plazas, lo que ha obligado al consistorio a buscar soluciones rápidas y temporales.

Por ahora, ha salido a licitación la redacción del anteproyecto, que supondrá un gasto de 18.149 euros y que definirá cómo deben ser estos aparcamientos.

Características

La empresa que se encargue de la gestión de las zonas azules y naranjas también será la que asuma el control de estos estacionamientos. Los dos solares han sido elegidos porque ya se utilizan para este fin, pueden ser ampliados y están conectados con viales de entrada y salida de la ciudad y con líneas de autobús.

Ahora solo hay que dotarlos de una serie de infraestructuras para que sean más atractivos y, sobre todo, más seguros. Para ello se propone un cerramiento completo, la instalación de un sistema de entrada vehicular con cámaras de lectura de matrículas y barrera automática y otro de vigilancia mediante cámaras de cobertura total, conectadas a una oficina remota central. También habrá puntos de recarga y espacio para los vehículos de movilidad personal (VMP), como bicis y patinetes.

En concreto, habrá 500 plazas para turismos, 50 para motos o ciclomotores y otras 50 para bicicletas o VMP. El espacio restante deberá poder duplicar esta capacidad, que se destinará a posibles ampliaciones futuras.

El anteproyecto tiene que definir los nuevos viales, los accesos, el cerramiento, la distribución de plazas, la ubicación de las cámaras de vigilancia, y diseñar la canalización de saneamiento y abastecimiento, ya que deberá estar dotado de baños públicos.