Una representación de los trabajadores de Avanza, la empresa que gestiona el servicio de autobuses urbanos y, en parte, el del tranvía, se ha reunido este lunes, por primera vez desde que comenzaron los paros, con el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón. El encuentro, que se iba a celebrar antes, ha servido al comité para entregarle al regidor sus peticiones y además han exigido más implicación por parte del consistorio.

En una nota de prensa que han difundido desde el sindicato CUT (la reunión ha sido a puerta cerrada), los representantes de los trabajadores han afirmado que «esperaban un mayor compromiso por parte del señor alcalde». «Estamos ante un conflicto que supera el ámbito laboral, por lo que le hemos planteado (a Azcón) que el equipo de Gobierno debería implicarse más en busca de soluciones, con el mismo ímpetu que puso en el anterior convenio del año 2016, cuando estaban en la oposición», se lee en el comunicado.

Por su parte, fuentes municipales han destacado que la reunión se ha desarrollado en un ambiente muy «cordial». En el encuentro, además de Azcón, ha estado presente también la concejala de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca.

Así, desde el consistorio explican que el alcalde y la responsable del transporte en la ciudad han animado a los trabajadores «a seguir negociando» y les recordaron que el pleno del Ayuntamiento de Zaragoza aprobó una moción por unanimidad «para instar a las partes a buscar una solución».

Asimismo, Azcón y Chueca han pedido a los trabajadores, como también trasladaron a la empresa, que piensen también en los usuarios de los autobuses y el tranvía dada la necesidad de que «el servicio funcione con garantías en un momento como este», con la pandemia aún activa.

Los trabajadores del bus llevan semanas ya con una huelga convocada que establece paros todos los martes y los jueves entre las 12.30 y las 16.30 horas. Entre las principales reivindicaciones del comité hay un incremento salarial, la reducción de la jornada de trabajo y la contratación de más personal para acabar con las horas extra que hacen los empleados de este servicio.

«La empresa se niega a que los trabajadores fichen al inicio y al final de la jornada», aseguran los representantes de los trabajadores, que también exigen que se regule el teletrabajo para aquellos empleados que puedan utilizarlo. El objetivo final sería aprobar un nuevo convenio que recogiera todas estas peticiones para, así, facilitar la conciliación entre la vida familiar y la laboral. Además, critican que Avanza esté «dilatando» de forma intencionada la negociación.