Las peticiones de ayudas para el pago de la luz y del alquiler se han disparado en los primeros cinco meses del año en la capital aragonesa. El ayuntamiento ya ha destinado 1,4 millones para hacer frente a la demanda, que se suman a los 2,8 en ayudas para la alimentación.

El año pasado el consistorio apenas autorizó abonos para hacer frente a las facturas del alquiler y la luz. El Gobierno central prohibió los desahucios a las familias vulnerables mientras durase el estado de alarma o que se cortase el suministro de agua, electricidad y gas natural. Ahora que este decreto ha caducado, el ayuntamiento ha experimentado un repunte de peticiones.

Durante los primeros cinco meses del año, 2.475 familias han recurrido al consistorio para poder abonar la cuota mensual del alquiler (se han concedido 2.320), frente a las 1.011 del año pasado, o las 2.593 del 2019. El consistorio, por ahora, ya ha concedido 1,3 millones en este concepto, 300.000 euros más que en el 2019, cuando se aprobaron más subvenciones pero de menos cuantía.

En el caso de las ayudas para el pago de la luz, en lo que va de año el consistorio ha autorizado el abono de 814 peticiones de las 862 recibidas. En total, el ayuntamiento ha destinado 152.215 euros, menos que en el 2019, cuando fueron 243.129 euros y 1.422 ayudas concedidas. En mayo del año pasado, con la pandemia azotando los hogares de la capital, se habían recibido 505 solicitudes, concedido 438 e invertido 69.077 euros.

Se prevé que con la subida de la tarifa de la luz pueda aumentar de forma considerable la demanda ya que muchos hogares tendrán serías dificultadas para hacer frente a este aumento del precio.

Las peticiones para hacer la compra siguen destacando de forma notable sobre el resto. De enero a mayo hasta 13.680 familias han tenido que recurrir a los servicios sociales municipales para que le financien la cesta de la compra. De este total se han concedido 12.980 y el consistorio ha invertido 2,8 millones de euros.

El concejal de Acción Social, Ángel Lorén, destacó que desde principios de año se han destinado ya 5 millones de una partida de 15.430.000 euros. Es la cuantía que ha hecho falta para hacer frente a las 17.952 ayudas que el consistorio ha otorgado este año. Suponen un millón de euros al mes, como ya sucedió el año pasado, cuando la demanda se disparó fruto de las necesidades que arrastró consigo el coronavirus.