Un perro de raza no determinada y de unos 15 kilos de peso se precipitó este domingo desde un cuarto piso de un inmueble de la calle Florián Rey de Zaragoza, por lo que tuvo que ser trasladado al servicio 24 horas de la Facultad de Veterinaria por el Servicio de Protección de Animales del Ayuntamiento de la capital aragonesa.

Pasadas las dos de la tarde, el animal, que sufrió lesiones muy graves, cayó al patio interior del edificio, donde en ese instante se encontraba un vecino de 75 años con domicilio en la primera planta. Tras caer al vacío, el perro, de nombre Trasto, golpeó en un toldo, lo que amortiguó el golpe. El vecino que dio la voz de alarma aseguró después que cayó a muy poca distancia de donde él se encontraba. Su esposa, por otra parte, se vio afectada por una crisis nerviosa por lo sucedido.

Gracias a la información del microchip del animal, una responsable del servicio municipal localizó vía telefónica a la propietaria. Esta aseguró que se encontraba en Valencia y emprendía viaje de regreso inmediato a la capital aragonesa.

Tras comprobar que no había nadie en el piso desde el que se había precipitado el animal, agentes de la Policía Local recogieron el testimonio de un vecino, quien aseguró que el perro había estado "aullando" todo el fin de semana.