UN DEBATE QUE VA PARA LARGO

Llevar La Romareda a San José, la primera opción que estudiará el Ayuntamiento de Zaragoza

El concejal de Urbanismo desvela que el consistorio está elaborando varios informes para evaluar todas las posibilidades sobre la reforma del nuevo estadio. Podemos reprocha a CHA y ZeC que pidan no mover el campo antes de empezar a negociar y sin criterios fundados

La reforma del estadio de La Romareda ya se está estudiando en el Ayuntamiento de Zaragoza.

La reforma del estadio de La Romareda ya se está estudiando en el Ayuntamiento de Zaragoza. / ÁNGEL DE CASTRO

Iván Trigo

Iván Trigo

El equipo de PP y Cs en el Ayuntamiento de Zaragoza ya se ha puesto a trabajar en la reforma o construcción de un nuevo campo de fútbol. Según ha desvelado este viernes el concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, durante el pleno del consistorio, la semana que viene se conocerá ya uno de los informes técnicos y jurídicos que se están elaborando. Ese primer documento desvelará cuánto costaría retomar uno de los proyectos que estuvieron encima de la mesa en el pasado: el de llevar La Romareda a San José.

Aquel, en 2008, fue el último intento serio de construir un nuevo campo y la idea era llevar el estadio a los terrenos que hay frente al colegio de Santa Ana al otro lado de la ronda Hispanidad. El informe, de todas formas, no implica que este proyecto sea el que piensan llevar a cabo desde el consistorio ni el prioritario, sino que se que es una de las opciones que se van a estudiar. El objetivo es, según Serrano, disponer de toda la información técnica posible antes de sentarse a negociar con el resto de grupos e instituciones implicadas para “tomar una decisión” en base a criterios tangibles.

El responsable de Urbanismo ha insistido en que la negociación tiene que hacerse sobre “un folio en blanco” y ha evitado pronunciarse sobre sus preferencias. “Tenemos que empezar a hablar pero de manera discreta porque esa es la manera fácil de alcanzar el consenso”, ha pedido al resto de concejales, a los que ha solicitado también no fijar posturas antes de conocer los informes. “Empezar hablando de la ubicación del campo es como construir la casa por el tejado”, ha exclamado.

Sus palabras se han enmarcado dentro de un debate propuesto por Podemos para crear una comisión especial en la que participen todos los partidos, además de los agentes sociales, asociaciones de vecinos, el club y la ciudadanía en general para decidir sobre el nuevo estadio. El portavoz morado, Fernando Rivarés, ha pedido que esas conversaciones se lleven a cabo con la puerta abierta y que sean retransmitidas en abierto y por streaming.

Reproches de Podemos a Chunta

En el transcurso del debate ya se han visibilizado, además, las primeras tiranteces, aunque ha sido en el seno de los partidos de izquierda. En una intervención previa, Chuaquín Bernal, portavoz de Chunta Aragonesista (que no tiene representación en el consistorio) ha reclamado hacer una consulta ciudadana para decidir sobre el futuro campo al mismo tiempo que ha exigido que La Romareda se quede donde está. Pedro Santisteve, de ZeC, también ha fijado su postura y ha dicho que su grupo también prefiere que el estadio no se mueva y que se acometa una remodelación del actual con un presupuesto “de 50 millones de euros”.

Estas propuestas han sido contestadas tanto por Serrano como por Rivarés, que no ha dudado en decir que “pedir ahora que el campo se quede donde está sin un criterio técnico ni político” incumple las exigencias de comenzar a negociar “sobre un folio en blanco”. "Es un falso mito que a La Romareda la mayoría de la gente vaya andando", ha respondido también el morado ante uno de los argumentos de Chunta, un partido que es junto a Podemos socio en el Gobierno de Aragón.

Por su parte, Serrano ha aclarado que el campo costará bastante más de 50 millones, se opte por la remodelación del actual o por mover el estadio. Además, el alcalde, Jorge Azcón, aportó más detalles sobre las características que tendrá el nuevo estadio: “Tendrá que tener como mínimo 45.000 asientos. Entre 40.000 y 50.000”. Esta sería una exigencia necesaria para que Zaragoza pudiera acoger partidos de primer nivel y se convierta en sede del mundial de fútbol que España y Portugal quieren organizar en 2030.

Así, Azcón ha apelado de nuevo al “consenso” y ha recordado que son tres condicionantes los que hay que tener en cuenta: el quién impulsará la reforma (ayuntamiento, DGA, club, empresas…), el dónde se hará el proyecto y el cuánto “nos va a costar”.

Desde el PSOE, el primer partido que habló antes del pasado debate del estado de la ciudad –que se celebró a principios de noviembre- de la reforma de La Romareda, su portavoz, Lola Ranera, ha recogido el guante lanzado por Serrano y ha pedido también “discreción” a la hora de negociar y ha dicho que “sería imperdonable” que Zaragoza perdiera “la oportunidad” de acoger grandes eventos previstos para 2030, como son el Mundial y los Juegos Olímpicos de Invierno. “Es el momento de pensar en grande”, ha exclamado la socialista.

La propuesta de Podemos de crear una comisión especial para debatir, en público, sobre el nuevo campo no ha sido aprobada y solo consiguió los votos a favor del PSOE (11 votos en total). En contra votaron PP, Cs y Vox, mientras que ZeC se ha abstenido.