Rehabilitar y dotar de contenido la antigua fábrica de Giesa, en el zaragozano barrio de Las Fuentes, exigiría una inversión que oscilaría entre los 45 y 50 millones que el ayuntamiento no puede permitirse. El concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, ha sido muy claro y ha confirmado que este año solo se podrá adecuar la zona exterior, que se reconvertirá en una gigantesca plaza pública de unos 4.000 metros cuadrados para el uso vecinal. 

El consistorio tuvo que actuar de urgencia y derribar las naves Norte, Central y las Oficinas debido a su lamentable estado después de 14 años de abandono, desde que la empresa de ascensores y escaleras mecánicas de Schindler trasladara su actividad al polígono Empresarium, en La Cartuja. 

La asistencia técnica del plan director acaba de ser adjudicada por 18.101 euros. De este estudio tendrá que salir el proyecto definitivo que proponga los usos más convenientes para este espacio de más de 7.000 metros cuadrados. 

El Ayuntamiento de Zaragoza quiere reconvertir en una plaza pública la zona exterior de la antigua fábrica de Giesa. EL PERIÓDICO

No será a corto plazo, ni siquiera en esta legislatura porque salvo que lleguen fondos de la Unión Europea para darle un buen empujón a este proyecto, Serrano ha confirmado que en los próximos dos años solo se podrá adecentar el espacio al aire libre y redactar el proyecto. Con suerte se iniciará la construcción del auditorio. «Giesa tiene una dificultad terrible, que hay una cantidad ingente de metros cuadrados», ha afirmado durante la comisión de su área en referencia al alto coste que tiene adecuar las instalaciones. 

Fondos de la UE

«Si hay un proyecto que puede encajar en la captación de fondos europeos es este», ha dicho el concejal, que no ha cerrado la puerta a la colaboración público-privada que le ha permitido impulsar la reforma del antiguo cuartel de Pontoneros o el proyecto de las piscinas de La Almozara

Para el concejal del PSOE y presidente de la junta de distrito de Las Fuentes, Horario Royo, está claro que esta es la alternativa de Serrano. «Esto huele a Pontoneros», ha asegurado el socialista, que ha lamentado una vez más que el Gobierno de PP-Cs recurra a las «privatizaciones» para recuperar espacios públicos. También lo ha insinuado el concejal de Podemos, Fernando Rivarés. Ambos han criticado que el presupuesto ha pasado de consignar 1,5 millones al futuro de Giesa a cargarse la partida en el proyecto de 2022. «Solo 250.000 euros de la partida de regeneración urbana. Eso no llega ni para empezar», ha criticado Rivarés.

Serrano ha criticado que de Giesa solo había «heredado» 4.000 toneladas de escombros, «gatos» y «naves hundidas». En cambio, cuando termine la legislatura, ha destacado que dejará una plaza pública y un equipamiento susceptible de usos y proyectos de futuro, además de «probablemente un auditorio», en el bloque con acceso desde la calle San Joaquín, Catalogado de Interés Arquitectónico y con 843,66 m2 de superficie.

En su día se barajó la posibilidad de construir viviendas en el edificio que se encuentra en la calle Yolanda de Bar, de 2.111,36 m2 repartidos en tres plantas, en las que también se podría reservar espacio para el uso comercial o para albergar oficinas. 

Según un informe de la Oficina de Proyectos de Arquitectura, la nave sur, a la que se accede por las calles Padre Chaminade y Francisco Rodrigo, podría destinarse al almacenamiento o acoger talleres o de actividades relacionadas con el empleo y la formación

Los usos son múltiples pero será el plan director ahora adjudicado el que acabe por pulir y definir sus posibilidades.

Serrano defiende las actuaciones en los colegios durante el confinamiento en casa

El concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, ha asegurado que las obras realizadas en los colegios públicos durante el confinamiento residencial estaban «justificadas». Lo ha dicho un semana después de que el PSOE sacara a la luz el Informe de Fiscalización del Tribunal de Cuentas en el que se concluía que el Ayuntamiento de Zaragoza recurrió a la fórmula de la tramitación de emergencia para hacer frente a la crisis sanitaria del coronavirus hasta en 65 ocasiones durante 2020 de forma indebida o sin «cobertura legal». Entre ellas, las que se realizaron en los centros escolares. 

Serrano ha recalcado que se trató de una decisión «valiente» que tenía como objetivo adecuar los espacios antes de que los escolares volvieran a las aulas y ha explicado que se actuó en los patios, en los baños y que se cambiaron ventanas y que se contrató a cinco empresas que históricamente se encargan de estas actuaciones en la ciudad.