La Policía Local de Zaragoza ha comenzado el año con más cambios de los deseados por muchos de sus agentes. La última reestructuración que se ha hecho para evitar que los últimos traslados entre unidades y promoción interna afecten al servicio ha acabado perjudicando a la Unidad de Apoyo Operativo (UAPO), la única con formación de antidisturbios para actuar en supuestos de orden público y colaborando con la Policía Nacional.

Este mes ha perdido a una docena de policías que están recibiendo formación técnica para realizar las funciones de la emisora (092) y ha obligado a reorganizar a la unidad al completo que ahora, en lugar de trasladarse en seis furgones por turno, lo hacen en cuatro. Una situación que según fuentes de la Jefatura de la Policía Local es "temporal".

Nada más llegar a la alcaldía, Jorge Azcón recuperó el nombre y las funciones de la UAPO, que ZeC la transformó en la Unidad de Refuerzo Flexible, y anunció que les dotaría de más y mejores medios, y también de personal.

Los propios agentes han denunciado la situación en la que se encuentran porque además de la reestructuración cada vez asumen más funciones, ya que tienen que realizar las tareas que antes hacían otras unidades, como la de Protección Ambiental y Consumo (UPAC), cuyas funciones asumen entre la Unidad de Seguridad Nocturna (USN) y la UAPO desde que se suprimió el turno de noche.

Según la estructura de la UAPO, en cada turno hay unos 45 agentes, además de los mandos y el personal de oficinas. Con el último cambio, son seis menos por turno de trabajo, 12 en total. Esto tiene sus consecuencias y ahora patrullan por la ciudad con cuatro furgones para cubrir las 24 horas, en lugar de seis ya que el reglamento exige que sean al menos cinco agentes los que vayan en cada coche para garantizar su seguridad. Hay que tener en cuenta que además de las funciones generalizadas de un policía local tienen otras más específicas que les permiten intervenir en situaciones más concretas, como disturbios, peleas, inspecciones y en operativos de apoyo a la Policía Nacional. 

 

Los agentes de la Unidad de Apoyo Operativo de la UAPO (UAPO) listos para salir a patrullar. EL PERIÓDICO

 La llegada de 43 nuevos agentes ha coincidido con un proceso de promoción interna que ha dejado en mínimos a la UPAC, la unidad de barrios rurales y la Emisora. Esta última perdió a diez agentes al tratarse de una unidad poco atractiva por los turnos y el calendario. Esta situación no solo atañe a la UAPO, y todas las unidades sufren la falta de personal. El consistorio está tratando de poner solución y de los 212 empleos públicos que pretende ofertar, un tercio serán para la Policía Local.

Fuentes de la Policía Local explican que esta unidad, como bien dice su nombre, «es de apoyo operativo», por lo que los agentes están preparados para prestar cualquier tipo de servicio.

Según indican, ahora están recibiendo formación técnica para poder cubrir los puestos vacantes de la Emisora, un servicio fundamental ya que la mayoría de los avisos entran a través de las llamadas del 092. Un curso que les permitirá realizar estas funciones cuando haya bajas o gente de vacaciones. 

La oferta de empleo incluye 71 policías nuevos

El equipo de Gobierno de PP-Cs en Zaragoza aprobó el 31 de diciembre de 2021 la Oferta de Empleo Público (OEP) correspondiente al año 2021 con 212 plazas en turno libre, 86 de promoción interna y 14 de movilidad en la Policía Local. Según el Gobierno local, este proyecto materializa una «apuesta estratégica» que impulsaron al llegar a la alcaldía al incluir en la OEP 71 nuevas plazas de policía, que podrían incrementarse en un 10% más, y de 22 nuevas plazas para el Cuerpo de Bomberos. Será la mayor que se haga desde 2008.

El déficit de efectivos en el cuerpo de la Policía Local de Zaragoza ronda los 300 agentes. Un problema que no es nuevo en la ciudad, todo lo contrario. Esta situación está obligando a realizar reestructuraciones internas para evitar que el servicio pueda verse afectado por la falta de personal.