La tasa de veladores en el Ayuntamiento de Zaragoza será más cara para aquellos hosteleros que tengan sus terrazas en la calzada, es decir, sobre el espacio reservado para aparcar. Una decisión que se ha adoptado para compensar la pérdida de ingresos que supone la desaparición de alrededor de 600 plazas de estacionamiento de pago en la ciudad, la mayoría en el centro.

El área de Hacienda ya anunció el pasado mes de septiembre que iba a modificar la tasa de veladores para incluir los nuevos tipos de terrazas. También que tendrían que aumentar las tasas a pagar por los bares y restaurantes por las plataformas en la calzada para recuperar los 300.000 euros que estiman que están dejando de ingresar las arcas municipales por la reducción de las plazas azules y naranjas.

Para ello, primero han tenido que adecuar la ordenanza, que no incluía esta nueva modalidad de veladores acordada con la Asociación Cafés y Bares y Horeca y que surgió con la idea de minimizar el impacto de las restricciones decretadas por el Gobierno de Aragón durante el verano de 2020 para reducir la transmisión del coronarivus. Entonces estaba prohibido el consumo en el interior de los locales (ahora con un 30%) y los aforos al aire libre limitados. Al aumentar la superficie de las terrazas, los hosteleros podían ampliar el número de mesas. O directamente, poder abrir sus negocios.

En paralelo, el ayuntamiento dejó de cobrar la tasa por las terrazas a unos 2.600 establecimientos, lo que supuso ingresar unos 2 millones menos en este concepto.

Los cambios

Ahora la situación ha cambiado, aunque el covid siga presente, y el ayuntamiento ha adecuado la ordenanza que regula de la instalación de terrazas y veladores. Según explican desde el Gobierno de PP-Cs, la nueva regulación mantiene las condiciones de las antiguas terrazas en las aceras y crea una nueva para las plataformas en la vía pública, «incorporando algunos ajustes que permitirán compensar las afecciones causadas en la recaudación de la zona azul».

La propuesta de modificación aprobada ayer por el Gobierno local, que contempla cuatro hechos imponibles frente a los dos anteriores, se remitirá a la comisión de Hacienda y se iniciará el plazo de presentación de votos particulares durante 15 días.

Una vez que se solventen las posibles alegaciones, se someterá a votación en el pleno y, de salir adelante, entrará en vigor.