Kiosco

El Periódico de Aragón

fue una petición de VOX

La retirada del Che Guevara del callejero de Zaragoza acaba en los tribunales

Tres asociaciones han demandado el acuerdo del equipo de Gobierno

El antiguo Parque Che Guevara se denomina Teresa Perales y está en el Actur.

El Parque Teresa Perales de Zaragoza, en el distrito del Actur, se llama así desde finales del pasado año pero hasta entonces y desde el año 2006 se denominaba Parque Che Guevara. Al igual que la calle Ana María Suárez, que desde 1987 se denominaba como calle del Comandante Ernesto Che Guevara. Fue el equipo de Gobierno de PP y Cs, en cumplimiento de una petición de Vox, el que acordó llevar a cabo ambos cambios, pero ahora esa decisión está en manos de la Justicia, puesto que tres asociaciones han interpuesto una demanda al considerar esta acción «nula de pleno derecho».

La demanda la redacta el abogado Pablo Muñoz –quien también fue concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza durante el mandato de ZeC– y está presentada ante el juzgado de lo contencioso-administrativo número cinco de Zaragoza.

Los argumentos ahondan en los que sostuvieron las alegaciones contra la aprobación inicial del cambio de denominación del vial y del parque. Consideran las asociaciones que refrendan la demanda (Asociación de Vecinos Actur Puente de Santiago, el Comité de Solidaridad Internacionalista y la Asociación Camilo Cienfuegos Cuba-Aragón) que el acuerdo que se tomó por parte de PP y Cs no es válido puesto que se zanjó en el seno del Gobierno municipal, es decir, mediante la aprobación del mismo por parte solo de los concejales de ambas formaciones.

Sin embargo, tanto el acuerdo que dio nombre al vial Comandante Ernesto Che Guevara, en 1987, como el que dio nombre al parque Che Guevara, en 2006, se adoptaron en el pleno del ayuntamiento y tras haber sido votado por todos los grupos municipales.

Es decir, consideran los demandantes que un acuerdo adoptado por el pleno y, por tanto, con el apoyo de la mayoría de los votos, no puede reformarse ni dejarse sin efecto por el acuerdo del equipo de Gobierno municipal y los concejales de PP y Cs.

El grupo de trabajo

Este error de forma, señalan, cobra relevancia cuando el alcalde Azcón, cuando estaba en la oposición, argumentaba precisamente que los cambios de denominación de calles y equipamientos debían decidirse en el pleno y no de forma unilateral por parte del Gobierno municipal.

Ese argumento lo utilizó Azcón cuando ZeC renombró al pabellón Príncipe Felipe como José Luis Abós, y finalmente la Justicia dio la razón al conservador. Ahora esas mismas críticas podrían volvérsele en contra. Argumentan las asociaciones denunciantes, además, que el cambio de nombre no pasó por el grupo de trabajo destinado para ello en el consistorio.

La presidenta de esta comisión y vicealcaldesa de Zaragoza, Sara Fernández, ha dicho en alguna ocasión que ese grupo solo está para tratar los cambios de denominación para cumplir con la ley de Memoria Histórica, si bien un informe interno del área de Cultura sí que establece que le corresponde a este grupo tratar todos los cambios de nombre en el viario.

La demanda está respaldada, además, por las embajadas de Cuba y Bolivia en España, que han enviado documentación relativa a la figura del Che para justificar su presencia en el callejero de la capital. La polémica, además, renace ahora, la misma semana en la que la izquierda ha criticado la forma en la que se han resignificado dos calles franquistas de la ciudad. 

Compartir el artículo

stats