Kiosco

El Periódico de Aragón

el debate de la ubicación del estadio

Los barrios de Zaragoza dudan de los beneficios de acoger la nueva Romareda

Los colectivos vecinales no muestran interés en ser el destino del futuro campo. En el distrito Universidad sí que ven ventajas a que el estadio se quede donde está

Terrenos donde posiblemente se ubicará el nuevo campo ce fútbol en San José.

El futuro nuevo estadio de fútbol de Zaragoza es un asunto de ciudad. Y lo es, entre otras razones, porque lo pongan donde lo pongan, o incluso si lo mantienen donde está, habrá una parte de los ciudadanos que se muestren contrarios a la decisión que tomen los políticos. Desde el equipo de Gobierno municipal, de PP y Cs, anunciaron el lunes que pretenden contar con la opinión de la sociedad civil organizada, pero cuando comiencen el proceso igual se encuentran con algo que no esperaban: frialdad y falta de entusiasmo. Y muchas dudas.

De las asociaciones de vecinos consultadas por este diario, ninguna se ha manifestado claramente a favor de acoger en su distrito el futuro campo de fútbol. Y, por su parte, los residentes de la zona de La Romareda no disimulan la pena en caso de que el estadio se mueva de donde está. Cada entidad, eso sí, aporta sus argumentos. La procesión va por barrios.

«Hay muchas posiciones al respecto», cuenta un vecino de San José, de la asociación de vecinos del barrio. Hay gente que plantea dudas desde el punto de vista urbanístico, otros que dudan de los beneficios que pueda traer al barrio por la saturación que se podría dar en la zona y los hay que no quieren que un desarrollo de características faraónicas acabara como un proyecto fallido. «No queremos otro Pabellón Puente ni otra Torre del Agua», cuenta Miguel Ángel Ezquerra.

ENCUESTA | ¿Dónde te gustaría que fuera el nuevo campo de fútbol del Real Zaragoza?

  • 2423
  • 658
  • 620
  • 180
  • 548
  • 78

Pero la posición contra el nuevo estadio en San José de la asociación de vecinos de este distrito también es política. La entidad está integrada en la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza (FABZ), que en su última asamblea aprobó, por unanimidad, una resolución en la que rechazaban que la nueva Romareda sea una prioridad y en la que mostraran su oposición al proyecto si además implicaba «una operación urbanística» con tintes «especulativos».

«Nos hemos posicionado en contra porque creemos que tiene que existir una posición crítica con respecto al nuevo estadio», cuenta Ezquerra. Es decir, quieren ser ese Pepito Grillo que impida que los políticos y las empresas hagan y deshagan sin tener en cuenta la opinión de los vecinos.

Arcosur es otra de las posibles ubicaciones que se está estudiando, si bien no es de las mejor posicionadas en el ranking de emplazamientos. «Podría ser ventajoso si supone un impulso al desarrollo del distrito. Pero no será beneficioso para los vecinos si no alarga la línea del tranvía y se hace para que pase por el barrio», dice Jorge Hidalgo, de la Asociación Arqueros de Arcosur.

Hidalgo no reniega de los beneficios que tendría para el barrio, puesto que supondría la llegada de nuevos negocios ligados con la actividad del campo, como bares y restaurantes, pero insiste en que, si se hace el estadio pero no se alarga el tranvía no habrá beneficio alguno.

«Lo malo para Arcosur sería que se llevara a San José, porque si se plantea ahí un nuevo desarrollo urbanístico el nuestro podría quedarse estancado», apunta también Hidalgo.

Y en Valdespartera tampoco se puede hablar de entusiasmo por la posible llegada del nuevo estadio. «Es algo que todavía no hemos tratado en el seno de la asociación. Tenemos prioridades más importantes, como la falta de equipamientos y la construcción de un centro deportivo municipal. El Distrito Sur tiene más de 39.000 habitantes y carecemos de instalaciones deportivas», cuenta el presidente de la asociación de vecinos del barrio, Adolfo Lahoz.

El parking norte de la Expo es otra de las parcelas candidatas a acoger la nueva Romareda. «Creemos que no es la mejor ubicación. Cuando hemos tenido eventos masivos, como Interpeñas, u otras masificaciones, sabemos lo que pasa. Todo se colapsa, incluido el tranvía», dice Francisco Alcober, vocal de la Asociación de Vecinos Puente de Santiago.

«Es un terreno que está cerca del río, con lo que eso implica, y además se generaría mucho ruido», apunta también Alcober.

Y, por último, en el distrito Universidad puede que sea donde más unanimidad exista, en este caso, a favor de que el campo se quede donde está.

«El campo nunca nos ha molestado. Está bien comunicado y los problemas de aparcamiento que se daban se arreglaron con el parking de la plaza Eduardo Ibarra», dice el presidente de la asociación Arco Iris del distrito Universidad, Antonio Maestre que, por otro lado, no niega la necesidad de reformar el estadio actual.

«Nos da miedo que, si se llevan La Romareda y construyen muchos bloques de viviendas se masifique la zona», aporta el presidente de otra asociación del barrio, la de Fernando el Católico, Javier Pérez. «Esta es una zona residencial con muchos vecinos, y podría llegar a ser un agobio», añade. 

Dejar todo en su sitio, «la solución mejor valorada por los zaragozanos»

Más allá de las cuestiones puramente técnicas, los vecinos del distrito Universidad no ven con muy buenos ojos que La Romareda se mueva de donde siempre ha estado. En su emplazamiento actual se construyó en los años 50 cuando allí todo era campo y fue después cuando se desarrolló urbanísticamente todo el entorno. «La decisión final será política y económica. Es una cuestión complicada, pero para nosotros, desde el punto de vista sentimental, será duro. Hemos crecido con el estadio ahí», cuenta el presidente de la asociación de vecinos Fernando El Católico, Javier Pérez. Y es que el informe realizado por los técnicos municipales sobre las posibles ubicaciones del estadio señala que, dejar La Romareda donde está, «sea probablemente la solución mejor valorada por los zaragozanos».

Compartir el artículo

stats