Kiosco

El Periódico de Aragón

MOVIMIENTO VECINAL
Manuel Arnal Presidente de la FABZ

Manuel Arnal: "El error estratégico más grave del alcalde es no haber financiado la segunda línea del tranvía"

Arnal acaba de ser reelegido presidente de la Federación de Asociaciones de Barrio de Zaragoza (FABZ)

Manuel Arnal, reelegido presidente de la FABZ. ÁNGEL DE CASTRO

Manuel Arnal fue reelegido presidente de la Federación de Asociaciones de Barrio de Zaragoza el pasado fin de semana. Lleva en el cargo desde 2018 y desde el año 2010 ha estado involucrado y comprometido con el movimiento organizado de la sociedad civil. Antes, fue sindicalista, por lo que gran parte de su vida la ha dedicado a la lucha social. Conoce Zaragoza, sus barrios y sus problemas al dedillo. 

¿En los cambios experimentados en esta última década, qué papel ha tenido la FABZ?

La FABZ fue una firme impulsora y colaboró con el ayuntamiento en el tema del tranvía. El ahora denostado tranvía resulta que es también la infraestructura más eficiente y eficaz de Europa de las de sus características. Y eso que se financió sin dinero europeo.

¿Hubiera sido un buen momento, el actual, con la llegada de los fondos europeos, para ejecutar la segunda línea?

Totalmente. De hecho, estamos convencidos de que el error estratégico más grave que ha cometido el alcalde es no haber financiado la segunda línea. Se recordará.

¿Qué valoración hace del equipo de Gobierno actual?

Intento valorar las cosas positivas. La primera respuesta ante el covid fue buena, pero después el alcalde se cargó el pacto por el futuro de la ciudad. Y a conciencia. Y luego creo que los presupuestos han sido una entelequia. En el 2019 se prorrogaron, en 2020 se prometió una inversión tremenda que no se ejecutó ni en el 20 ni en el 21. Y ahora en el 22 parece que quieren hacer todo lo que no hicieron en el 19, en el 20 y en el 21. Con lo cual la valoración que hago es que ya veremos.

«El alcalde tiene que gobernar en la plaza del Pilar, pero también en la plaza de las Canteras»

Manuel Arnal - Presidente de la FABZ

decoration

¿Y qué aspectos destaca del alcalde Azcón?

Yo no puedo decir que no haya hecho nada. El problema es que el alcalde Azcón tiene que darse cuenta de que en Zaragoza tiene que gobernar en la plaza del Pilar, en la plaza de Los Sitios, pero también en la plaza de las Canteras.

¿La pandemia ha mermado la capacidad de organizarse de la sociedad civil? Hay muchas asociaciones que no encuentran gente nueva para unirse a sus filas.

El asociacionismo vecinal es el reflejo de la sociedad. Nosotros somos herederos de los movimientos de hace 50 años, cuando la ciudad estaba por hacer. Hoy el objetivo es que las ciudades sean más igualitarias, más inclusivas, más sostenibles y, sobre todo, más participativas. Y esa participación es el futuro de las asociaciones, pero pasa por la implicación de la juventud. Y ahí algo falla que se nos escapa.

¿Qué culpa tienen las asociaciones para no conseguir captar gente joven?

Tenemos que adaptarnos, pero hay adaptaciones que no vamos a poder hacer. La participación en las juntas vecinales y juntas de distrito es algo que requiere de la presencialidad y el trabajo y la elaboración. Es lo que es. Estar en el consejo de ciudad proponiendo y analizando proyectos de ciudad no es un Juepincho. Estamos en una sociedad con tres componentes peligrosos: el individualismo, el hedonismo y la inmediatez.

Durante el anterior mandato la participación ciudadana fue uno de los ejes transversales del discurso de ZeC, sin embargo sus iniciativas no cuajaron. ¿Por qué? ¿Qué hicieron mal?

El proyecto de ZeC era una buena idea con una mala praxis. Las propuestas no se pueden fiar a la individualidad. El modelo de la FABZ es que hay que recuperar los presupuestos participativos pero con una participación mayor de las juntas de distrito y las juntas vecinales. En los barrios hay muchas asociaciones, de carácter también deportivo y cultural, y que trabajan en ese territorio que tienen que ser las que aporten las prioridades. Y una vez aportadas, entonces sí, lanzarlas y que se voten. Pero lanzarse a ver quién tiene la idea más brillante es un error.

«El proyecto de la nueva Romareda tiene más páginas escritas que una guía de teléfonos»

MANUEL ARNAL - Presidente de la FABZ

decoration

PP y Cs afirman que sí que invierten en los barrios. Con la Operación Calles van a reformar siete vías de la ciudad. 

Pagamos impuestos para que se mantenga la ciudad. Solo faltaría que las aceras estuvieran intransitables y que las calzadas estuvieran llenas de baches y los árboles secos. Da la sensación de que tenemos que estar agradecidos porque nos mantengan la ciudad. Eso sí, por cierto, el centro está muy bien mantenido. Y muy limpio.

Hace poco la FABZ y los sindicatos mayoritarios se manifestaron contra la subida del precio de la energía, pero la marcha apenas tuvo repercusión en comparación con otras que organiza la derecha y la extrema derecha. ¿La izquierda ha perdido la calle?

El problema es que cuando gobierna la izquierda la derecha es muy beligerante. Y la situación es la que es. Hay una tendencia en toda Europa por la que las movilizaciones y reivindicaciones populares acaben apropiándoselas la extrema derecha. Pero yo creo que es una cuestión coyuntural porque hay mucha confusión en los mensajes. Es sorprendente que, por ejemplo, haya gente que tiene 300 hectáreas y viva de su explotación familiar que se manifieste con gente que tiene 3.000 hectáreas.

¿Y qué ha ocurrido para qué esto pase?

A mi no me toca hacer un análisis de la izquierda. Desde la FABZ pensamos que lo que ha pasado con el tema eléctrico y la energía se ha sido torpe y lento. Y así lo hemos defendido junto con los sindicatos mayoritarios. Y sobre las manifestaciones: el que más ruido mete no es el que más razón tiene. A nosotros nos interesa que nuestro discurso sea claro y transparente. Lo que nos preocupa es que las clases populares en nuestros barrios estén sufriendo una grave pérdida de poder adquisitivo.

Antes de acabar... Toca preguntarle por La Romareda. Es el gran proyecto del alcalde Azcón. Usted que ya tendrá olfato para las promesas electorales, ¿cree que esta vez es la definitiva?

Esto es una partida a varias bandas. Parecía que esto iba a ser tirar la bola y meterla en la tronera, pero esto no es así. Primero, es un proyecto que para nosotros no es prioritario. Segundo, no se puede hacer una inversión de esas características a costa de la ciudad. Tampoco se puede aprovechar la operación para realizar una gran reordenación urbanística que beneficie a unos pocos. En la FABZ creemos que en el proceso tiene que haber luz y taquígrafos. Se dice que el folio de la nueva Romareda está en blanco. Pero menudo folio en blanco, porque tiene ya más hojas escritas que la guía de teléfonos.

¿Qué habría que impulsar antes que la construcción de un nuevo estadio?

Pues saco la lista de cuestiones pendientes que tenemos: más líneas del tranvía; nuevos equipamientos; la antigua plaza de la Estación del Norte; la antigua cárcel de Torrero; centros cívicos que faltan… Y si interviene el Gobierno de Aragón, también tenemos deberes para ellos: la Escuela de Artes de la plaza de Los Sitios; el teatro Fleta… Si el gobierno municipal quiere un gran campo, nosotros queremos una gran ciudad. No todo es el estadio. La ciudad tiene muchos otros problemas. 

Compartir el artículo

stats