Kiosco

El Periódico de Aragón

Pleno en el Ayuntamiento de Zaragoza

Azcón no descarta una consulta por La Romareda en un debate sin fin

El PSOE pide que el Real Zaragoza sea el primero en hablar para saber sus intenciones. PP y Cs alargan la discusión sobre el estadio sin llegar a nuevas conclusiones

Imagen aérea del estadio de La Romareda. ÁNGEL DE CASTRO

La Romareda, como lleva ya ocurriendo algunas semanas, fue de nuevo este viernes la protagonista en el Ayuntamiento de Zaragoza. El pleno del consistorio debatió una moción propuesta por ZeC sobre el estadio, y al final de la sesión, tras ocho horas, se aceptó la urgencia de otra propuesta de PP y Cs para seguir hablando del asunto. ¿El resultado de la discusión? Que la mayoría están de acuerdo en lo fundamental pero que parecen empeñados en no estarlo y demostrarlo.

Lo fundamental es que Zaragoza necesita un campo nuevo, si bien la primera moción presentaba por ZeC pedía que se considerara reformar la actual Romareda en lugar de echarla abajo y levantar un nuevo campo. Sería más sostenible, menos contaminante y más barato, defendió el portavoz de la formación, Pedro Santisteve. Pero el antiguo alcalde pronto encontró la oposición de un excompañero de Gobierno, Fernando Rivarés, actual concejal de Podemos.

Desde la formación morada consideran que una reforma no garantizaría que Zaragoza pudiera albergar partidos del mundial de 2030. Es más, aunque no desechan la opción de que el estadio se quede donde está, su idea es llevar el campo al Párking Norte y construir una ciudad del deporte que englobe otros servicios e instalaciones.

ZeC también pidió que se consulte a la ciudadanía sobre la ubicación y el modelo del nuevo estadio, así como que se aporten informes previos sobre la viabilidad económica de las diferentes opciones de ubicación y otros documentos sobre la movilidad hasta el nuevo campo, si cambiara de ubicación, y sobre la sostenibilidad de las obras.

Sus propuestas no salieron adelante, salvo la que pedía que se considere la reforma del actual estadio. El alcalde, Jorge Azcón, dijo, eso sí, que el nuevo campo no podrá resultar de poner parches al actual, sino que la remodelación deberá ser en profundidad.

El concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, susurrando algo al alcalde Azcón durante el transcurso del pleno del viernes. ANGEL DE CASTRO

Tampoco negó el alcalde, a pesar de que votó en contra de la moción de ZeC, la posibilidad de que se haga una consulta pública a la ciudadanía. «No voy a imponer mi voluntad y sé que voy a tener que moverme de mi postura para llegar a un acuerdo», dijo Azcón.

La segunda moción, presentada por el equipo de Gobierno municipal, fue criticada por los grupos de la izquierda por buscar alargar un debate en el que no hubo nuevas aportaciones ni información novedosa que pudiera hacer llegar a nuevas conclusiones. Quizás el único nuevo aspecto que entró este viernes en juego fue la presentación que hizo desde Miami el nuevo dueño del Real Zaragoza, Jorge Mas.

Mientras los grupos debatían en el salón de plenos, el empresario estadounidense de origen cubano presentaba en la ciudad americana el nuevo estadio que levantará a iniciativa propia para el Inter de Miami, un equipo que también es de su propiedad. Por esta cuestión, el PSOE pidió que el Real Zaragoza sea el primero en comparecer en la serie de reuniones que se han programado para el mes de mayo y en las que el club estaba citado en último lugar, el 31 de mayo, junto con la DGA y la DPZ.

Y es que la cosa cambiaría si, de repente, Jorge Mas llega y dice que en Zaragoza quiere construir un estadio por su cuenta. El debate sobre la nueva Romareda viraría hacia otro lado que este viernes, en el transcurso del pleno, ningún partido rechazó. ¿Y si el Real Zaragoza se paga su propio estadio? Habrá que saberlo antes de seguir debatiendo sobre cómo iniciar un proceso de negociación que ya ha empezado según PP y Cs y que el PSOE pide que comience pero sin escoger la ubicación como primer paso.

El PSOE propone más reuniones

Asimismo, el PSOE, además de pedir que el club sea el primero en hablar, pidió también que a las cinco reuniones ya programadas se incorporen otras tantas en las que opinen y aporten su experiencia otros colectivos y entidades. En este sentido, la portavoz socialista, Lola Ranera, pidió que el consistorio llame también a las entidades financieras, para conocer si estarían dispuestas a poner una parte de la millonaria inversión; al sector cultural; a los técnicos municipales; a los responsables de los tres proyectos de campo presentados hasta ahora (de los estudios de Bofill, Lamela y Sicilia); y también a los gestores de otros estadios, como San Mamés y Anoeta, que han sido reformados en los últimos años.

El equipo de PP y Cs no cerró la puerta a incorporar a todas las personas al proceso, pero habrá que ver si de tanto debatir sobre cómo habría que debatir los grupos acaban alejando sus posturas. 

Compartir el artículo

stats