Kiosco

El Periódico de Aragón

La espera para la reforma de viviendas ya es de varios meses en Zaragoza

La huelga del transporte obligó a paralizar trabajos en mitad de las obras | Las inmobiliarias detectan un aumento de la venta de pisos baratos para alquilarlos

Reforma en un piso de Zaragoza. EL PERIÓDICO

La lista de espera para reformar un piso en Zaragoza no cesa. El año 2021 fue «histórico» y colapsó al sector y este 2022 se inició con unas cifras excelentes que se han frenado con la crisis económica y la subida de los precios. Sin embargo, los encargos son tantos que las empresas que se dedican a la rehabilitación y decoración están entregando presupuestos para obras que comenzarán en dos meses, tres o cuatro.

Desde la Asociación Nacional de Empresas de Rehabilitación y Reforma Eficiente (Anerr) constatan que el aumento que se registró tras el confinamiento se mantiene y que el plazo medio para iniciar una obra es de «dos meses».

Además de porque se dispararon las reformas parciales tras los meses de encierro en casa, porque la compra de pisos antiguos para rehabilitarlos de forma integral y realquilarlos se ha disparado.

Es lo que han detectado en el sector inmobiliario zaragozano. Un fenómeno que se concentran en los barrios tradicionales de la capital como Las Fuentes, San José o Delicias, donde se pueden adquirir viviendas «de 20 o 30 años por menos de 100.000 euros que con una reforma sencilla pueden alquilarse por más de 500 euros al mes», explican desde Mundocasa. «El 30% de los que acuden a la oficina para comprar un inmueble lo hace con esta intención», añaden desde Fincas San José.

La subida del alquiler ha provocado un aumento de la demanda en los barrios tradicionales, con precios más asequibles, lo que ha generado que haya más demanda que oferta.

Con este escenario, la compra de pisos de segunda mano se ha disparado para hacer negocio. La compraventa de viviendas en Aragón aumentó un 28% en 2021 respecto a 2020, y la adquisición de pisos de segunda mano lideró el ránking.

Así que no es de extrañar que haya lista de espera en la capital para cambiar el baño, la cocina o las ventanas. Desde Modos Hogar, una empresa zaragozana que se dedica a las reformas, recuerdan que el año 2021 fue «histórico». Las horas y los días en casa durante los meses de confinamiento motivaron más renovaciones de las que se hubieran imaginado.

«Tuvimos que contratar gente para poder atender la demanda», explican desde este establecimiento que, como el resto, avisa a sus clientes de que no podrá comenzar ninguna obra nueva hasta después del verano. Porque la demanda es alta y porque la huelga del transporte les obligó a parar algunas obras por la falta de material que tienen que recuperar ahora.

Mientras que el primer trimestre del año igualó las cifras de 2021, la crisis económica y la inflación han frenado en seco las peticiones de presupuesto. Actualmente, la reforma de una cocina se ha encarecido alrededor de 2.000 euros y la de un piso entre 6.000 y 10.000 euros, dependiendo siempre del material elegido, explican desde Modos Hogar, que confían en que el buen ritmo de principios de año se retome pasado el verano, cuando haya más estabilidad. 

Compartir el artículo

stats